motivaciónTodo

«Con suerte podrá ser conductor de camiones», dijo un profesor; pero se convirtió en el presidente de Goldman Sachs.

Gary Cohn, de 54 años, presidente y director de operaciones de Goldman Sachs, reconoce que era un estudiante terrible de Cleveland, el cual recibió un diagnóstico de dislexia (trastorno de lectura).

Un profesor le dijo a sus padres que si pasaban mucho tiempo con él y se esforzaban en su educación, con una poca de suerte, no estaba todo perdido, y quizás podría trabajar como camionero.

Recientemente, en una cena benéfica, ha contado su historia, ha criticado y bromeado sobre su experiencia con el sistema educativo, así como de la importancia e influencia que tienen los profesores en el futuro de los estudiantes.

(Leer: Un ex-banquero de Goldman Sachs explica qué significa ser rico exactamente)

«Sé por mis experiencias en la vida, que los educadores tienen un enorme impacto e influencia. Por suerte y por desgracia, he tenido un montón de experiencias con diferentes educadores», dijo Cohn.

De hecho, ha bromeado diciendo que él ya sabía conducir camiones desde los 16 años. Y era un excelente camionero, aunque aquello no era lo suyo.

Y Cohn usa este temprano pasaje de su vida como una forma de motivación.

Fue un profesor el que realmente le apoyó en su vida académica y le hizo creer que podría llegar mucho más lejos, hasta el punto de llevarlo y hacer que se graduara en la Universidad, algo impensable para ese otro profesor que en lugar de apoyarle, le limitó.

«Ir a la escuela no es realmente la educación», dijo. «Más bien se trata de que en las aulas se incentiven las ganas de aprender e inspirar a los niños para que sean curiosos sobre cualquier tema en el mundo.


La educación es importante, pues es la única forma de hacer frente a la desigualdad de ingresos. La educación es realmente la clave del éxito.»

Ver también:  Gamesa: Un valor de bolsa digno de estudio.

Pero está claro que para que la educación sea un arma para combatir la pobreza, también se necesitan educadores que estén a la altura en aquellos códigos postales menos afortunados, que motiven a los alumnos y no les limiten en opciones.

Sin duda, un buen ejemplo de pronóstico fallido de un profesor, y de lo que se consigue cuando dejas de lado tus limitaciones, y te centras en tus fortalezas. También viene con cierto contenido irónico, y es que un simple profesor dijo que no llegaría a nada la persona que hoy día se sienta en la cúspide del Banco más importante del mundo.

(Ver: Robert Shiller: jóvenes con un propósito moral deberían trabajar para Goldman Sachs, no para Google)

Esta historia está extraída del artículo originariamente publicado en Business Insider, adaptado y ampliamente modificado por Negocios1000.com

A. Carlos González
Autor de "Cenizas de Prosperidad", Apasionado de las ventas, las finanzas, estratega empresarial, entusiasta del desarrollo personal y algunas cosas más

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.