emprendedoresEstrategia

Desarrollo personal para emprendedores – Cómo la superación personal puede hacer crecer tu negocio.

¿Cómo puede el desarrollo personal para emprendedores hacer crecer tu negocio? Hay conceptos del mundo del crecimiento personal que podemos y debemos incorporar a los negocios.

desarrollo personal para emprendedores

Cuando decides emprender tu propio negocio, lo más común es que el emprendedor se centre expresamente en el crecimiento del negocio. Es algo lógico y hasta podríamos decir sensato. Pero, ¿Qué ocurre cuando incorporamos el desarrollo personal al crecimiento empresarial (Desarrollo personal para emprendedores)? Pues ocurren cosas muy interesantes. ¿Y si te dijera que centrarte únicamente en el crecimiento de tu empresa no es lo más efectivo para hacer que crezca?

Y aquí entra en juego el desarrollo personal, pues vamos a partir de la base de que, sin ti, una empresa no crece. De hecho, sin ti (el emprendedor), tampoco se crea el negocio. Y aquí llegamos a la primera conclusión: «Si un negocio depende de ti, cuanto más trabajes en ti, más posibilidades existirán de que crezca tu negocio». Voy a más, si tú no alcanzas tu máximo potencial, tu negocio tampoco alcanzará su máximo potencial.

Trabajar en tu propio desarrollo personal  para mejorar constantemente, te enseñará a ser más eficiente y efectivo en diferentes situaciones en muchos aspectos de tu vida y, de esta manera, también tendrás más energía y tiempo para dedicarlo de forma eficiente a tu negocio.

Primera premisa del desarrollo personal para emprendedores.

Teniendo en cuenta que el desarrollo personal sensato engloba muchos conceptos del estoicismo -que parte de la base de que la mayoría de las cosas están fuera de nuestro control- lo primero que debemos aprender como emprendedores es a establecer metas que se enfoquen en nuestro desarrollo personal, y no en logros numéricos, pues los logros numéricos no están al cien por ciento bajo nuestro control.

Si lo hacemos todo correctamente, los logros numéricos serán una consecuencia de una serie de procesos bien realizados. Todo esto requiere tiempo. No se logra de un día para otro, y se requiere de estos esfuerzos en los días buenos y en los días malos.

5 Claves para el desarrollo personal que logrará el crecimiento empresarial.

 

1. Asumir que todo se puede ir al carajo, y aún así lanzarte.

Ser positivo está bien. Es perfecto. Pero pensar únicamente en positivo no es lo mejor que puede hacer un emprendedor. Aquí es donde aplicaremos el estoicismo. Un emprendedor debe hacer todo lo contrario a pensar en positivo.

Ver también:  5 pasos para conseguir lo que quieres en la vida.

El emprendedor debe ponerse en el peor escenario posible de su negocio, ese escenario en el que acaba fracasando de forma magistral perdiendo todo su dinero invertido e incluso quedando endeudado. Una vez recreado ese escenario en la mente del emprendedor, es cuando debe hacerse la pregunta: «En caso de que ocurriera ese escenario tan sombrío, ¿Podría seguir con mi vida o me hundiría?»

Si la respuesta es que no lograrías levantar cabeza en caso de darse este escenario donde fracasas, entonces, posiblemente debas asumir que emprender no es para ti o, es mejor que busques otra idea de menor riesgo y posibilidad de ganancia.

Ahora bien, si tu respuesta es que podrías asumir ese fracaso y tu vida podría continuar; si tienes claro que tras fracasar en este negocio no te afectaría psicológicamente y estarías dispuesto a intentarlo con otro emprendimiento, entonces, has asumido el peor escenario. Y además, una vez asumido, tienes claro que podrás vivir con él. Entonces sí, sé positivo y ve a por todas, sabiendo que el riesgo merece la pena debido a la recompensa. El escenario fallido ya lo tienes descontado de tus emociones. Aunque es una posibilidad, al menos es una posibilidad que no te afectará más de lo que ya has previsto.

2. Debes tener la mentalidad correcta.

Muy unido al punto anterior, como emprendedor necesitas tomar riesgos y sentirte cómodo haciéndolo. La famosa zona de confort, para ti, debe ser algo de lo que habla la gente pero que tú no conoces, pues tu zona de confort se encuentra en mitad del caos que conlleva el mundo del emprendimiento al inicio.

Estar en situaciones incómodas es lo que hace que aprendas cosas sobre ti mismo. Es lo que te ayuda a conocerte mejor y crearte escamas. Como se dice en el libro Cenizas de prosperidad, una persona que nunca se haya enfrentado a problemas, es una persona minusválida en términos prácticos, pues cualquier problema le derribará. La persona que se ha enfrentado a numerosos problemas, estará mucho mejor preparada para hacer frente a la adversidad.

Es por este motivo que no debes huir de las situaciones incómodas. Búscalas, pues en la incomodidad, se encuentran las recompensas.

Y para enfrentarte a la adversidad con la mentalidad correcta, es conveniente:

  • Meditar (si la meditación va contigo)
  • Hacer ejercicio (al menos 30 minutos al día)
  • Tener una dieta equilibrada y beber abundante agua.

A esto le sumaremos el aprender a ser agradecido por lo que tienes. Recuerda que el éxito consiste en comenzar con lo que tienes para lograr lo que quieres. Así que comienza con los recursos que tienes en este mismo momento. No te quejes de lo que no tienes, simplemente agradece lo que tienes, porque gracias a eso lograrás lo que deseas.

Ver también:  3 Inspiradoras historias del inicio de 3 grandes empresas.

Rodéate de gente que sume en tu vida, gente que te aporte soluciones, personas que te empujen y no que te frenen. Esto es útil tanto en tu vida como en los negocios. Si quieres que tu negocio crezca, rodearte de excelentes personas y buenos profesionales es de vital importancia.

Ver también: El secreto del éxito se encuentra en rendirse y abandonar.

 

3. Entiende tu «porqué».

En el desarrollo personal solemos darle importancia al hecho de tener un propósito de vida, pues una persona sin un propósito suele andar perdida en el camino de la vida. Lo mismo ocurre en los negocios, y es que, como decía Richard Branson, un negocio que sólo hace dinero, no es un buen negocio.

Cuando aparezcan las dificultades en tu negocio, recuerda por qué comenzaste el negocio. Cuando aparezca el cansancio, recuerda el por qué. Y esperemos que ese «porqué» vaya más allá del dinero, pues de lo contrario, aunque el negocio esté generando grandes beneficios, en ocasiones no es suficiente.

En el mundo de los negocios se suele emplear la palabra «misión» para referirse al propósito de la empresa. En sus días el propósito-misión de Facebook fue conectar a la gente. La misión de Amazon fue mejorar la vida de los clientes y proveedores. El propósito de Steve Jobs fue cambiar el mundo.

Así que, como emprendedor, busca tu «porqué» para recordarlo cuando aparezca la adversidad, ya que tener un propósito más grande que incluso nosotros mismos nos puede hacer sacar lo mejor que tenemos para ofrecer.

4. Amplía tus conocimientos.

Debes ser siempre curioso. Debes estar siempre aprendiendo y creciendo. Si vas a emprender un negocio, mi mayor recomendación es que leas libros de otros emprendedores; las biografías de los grandes empresarios. De esta forma estarás aprendiendo de los errores y lecciones que te dejan personas que han tenido grandes éxitos.

Cuanta más información, conocimientos e ideas de otras personas tengas, más te elevarás en tu propio éxito. El día que dejas de crecer, comienzas a encoger.

Además, hoy en día, el mundo de los negocios es altamente cambiante, por lo que tendrás la necesidad de aprender constantemente.

5. Identifica tus puntos ciegos y cuellos de botella.

Aunque algunos autores digan que no tenemos límites cuando deseamos algo, lo cierto es que todos tenemos limitaciones en algún área en concreta. y también tenemos fortalezas. Es en las fortalezas donde debemos centrarnos, pues hacernos aún mejores en aquello en lo que somos buenos, es lo que nos da la excelencia.

Ver también:  ¿Vender más por menos o vender menos por más en tu negocio? Cálculo de beneficio por producto.

Lo mismo ocurre en los negocios, y es que como empresa tendremos puntos fuertes y puntos flacos. Sé consciente de ello tanto a nivel personal como a nivel empresarial para, de esta forma, saber qué debemos delegar y dónde debemos enfocar nuestra energía.

Recuerda que hay cosas que sabes que sabes, cosas que sabes que no sabes y cosas que ni siquiera sabes que no sabes. Haz un análisis de autoconciencia para poder comenzar a hacer ajustes.

6. Supera tus miedos.

Una de las partes más difíciles dentro del desarrollo personal es superar los miedos. Y para superar los miedos, en primer lugar, debemos reconocerlos. Debes ser plenamente consciente de cuáles son tus miedos. Tanto a nivel personal como a nivel empresarial, los dos miedos más importantes suelen ser el miedo al fracaso y miedo a no ser aceptado.

A nivel personal, el miedo a fracasar, a menudo hace que nos provoquemos el fracaso debido al fallo provocado (y no orgánico). En los negocios ocurre igual. El miedo al fracaso hace que una empresa no tome ciertas decisiones de vital importancia por el miedo a que dicha decisión pueda acabar en un fracaso, y el no tomar la decisión, es lo que puede conducir a la empresa al fracaso.

Con respecto al miedo a no ser aceptado, a nivel personal puede ocasionarnos inseguridades. En los negocios este miedo no es diferente al miedo al fracaso, ya que si los clientes no aceptan nuestros productos o servicios, el negocio tiende al fracaso.

Si algo sabemos acerca de los miedos es que no hay una manera humana posible de deshacerte de ellos. Siempre van a estar ahí. Es por eso que, aunque suene a cliché, la única forma de superar los miedos es hacer las cosas a pesar del miedo. El cobarde será paralizado por el miedo, mientras el valiente, sintiendo el mismo miedo, actuará a pesar del miedo.

Y estos serían cinco conceptos del mundo del desarrollo personal con perfecta aplicación para el mundo de los negocios.

Para saber más sobre desarrollo personal sensato, puedes encontrar estas y otras cosas en el libro Cenizas de prosperidad- Más allá del desarrollo personal: Cómo progresar en la vida y superar la adversidad.

Ver también: Incorporar una sola palabra me ayudó a tener éxito
A. Carlos González
Autor de "Cenizas de Prosperidad", Apasionado de las ventas, las finanzas, estratega empresarial, entusiasta del desarrollo personal y algunas cosas más

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.