librosvídeos

Mi opinión sobre los resúmenes de libros, audiolibros y libros electrónicos.

¿Son recomendables los resúmenes de libros y los audiolibros? ¿Realmente pueden sustituir el leer un libro? La respuesta es que no es aconsejable, y es lo que tratamos de explicar.

Son varias las empresas que han surgido en los últimos tiempos y que ofrecen lo que en principio es una excelente iniciativa: inscribirse y acceder a toda una serie de resúmenes de libros. Algunas  además añaden ejercicios prácticos al final de cada libro (Bienvenidos al Instituto nuevamente).

El mensaje que suelen lanzar estas plataformas básicamente es: ¿Quieres engullir el contenido de 100 libros en tiempo récord?¿Cómo crees que prosperarías en la vida si tuvieras en tu mente en unos pocos años el contenido de más de 200 libros?

Indudablemente, mucho mejor leer resúmenes de libros que no leer ningún libro en absoluto. Pero aún más recomendable es dedicar el tiempo que puedas a leer un libro, no un resumen de un libro. En el vídeo adjunto a este artículo explicamos básicamente cómo te estás «cargando» el proceso cognitivo que se produce en nuestro cerebro al leer.

Es cierto que todos tenemos falta de tiempo para leer, y si en lugar de leer 2 libros al mes, lográramos leer 20 libros en un mes, adquiriríamos una ventaja enorme en cuanto a conocimientos. No obstante, recuerda que no todo es el conocimiento. El conocimiento por sí solo no vale un carajo. Lo importante es cómo aplicas ese conocimiento.

Ahora bien, tengo mis motivos para no recomendar esta práctica.

¿Por qué no recomiendo ni los resúmenes de libros ni los audiolibros?

 

El proceso cognitivo que se produce al leer.

La lectura es capaz de hacer trabajar y conectar todos los hemisferios de nuestro cerebro, tanto el hemisferio izquierdo (que se encarga de la fonología, semántica y adaptación del mensaje), así como el hemisferio derecho del cerebro (que se encarga de la adecuación del lenguaje, la atención, concentración y orientación). Ambos hemisferios se conectan y se coordinan para dar lugar a la memoria verbal, tonalidad (cuando le pones un tono a las palabras escritas) y otros muchos procesos.

Por otra parte también se conecta el hemisferio derecho  con el cerebelo. Podríamos decir, que cuando leemos trabaja prácticamente todo nuestro cerebro. Esto no ocurre de la misma forma cuando escuchamos un audiolibro.

Algunos datos sobre la lectura

Datos, fechas y explicaciones se olvidan fácilmente a las pocas semanas o meses. Las historias, en cambio, pueden permanecer en nuestro cerebro de por vida, pues nuestro cerebro convierte esas historias que estamos leyendo en imágenes y las almacena con mayor facilidad.

En primer lugar, por regla general, gran parte del contenido de los libros que leemos, con el tiempo, no lo recordaremos. Se dice que perdemos más del 50% de lo que hemos leído en unos meses, si no volvemos a recurrir a esa información o no está bien anclada a través de historias en nuestro cerebro.

Cuando se trata de artículos que lees o resúmenes, puedes llegar a olvidar hasta el 90% de lo que lees en muy poco tiempo.

Si disfrutas leyendo un libro, es más probable que lo recuerdes.

En segundo lugar, y esto es tirar piedras sobre mi propio tejado, hay estudios que afirman que la lectura de un artículo del tipo «10 formas de ser más productivo», es probable que se olvide rápidamente a no ser que apuntes esos 10 puntos y los tengas en cuenta cada semana para llevarlos a la práctica. Tenemos exceso de información pero carecemos de acción a la hora de aplicar lo que leemos.

Y por último, cuando recomendamos leer, lo hacemos como forma de abrir la mente, y que a su vez sirva de entretenimiento y aprendizaje. Si nos tomamos la lectura como si estuviéramos estudiando, es probable que acabemos cansándonos de leer.

Ver: Libros para abrir tu mente y ser más inteligente

Además de todo lo citado anteriormente, lo cierto es que un libro de 600 páginas, tiene 600 páginas por algo, y no es casualidad. Su autor lo decidió así. El autor podría haber escrito un resumen de 100 ó 60 páginas.

Si ponemos como ejemplo el libro de «Influencia» de Robert Cialdini, tiene 376 páginas. ¿Se podría haber reducido a 60 páginas para extraer los conceptos más vitales? Por supuesto. De hecho, yo lo resumí en un artículo llamado «8 formas de influir en las personas«, destripando cada punto del que hablaba Cialdini.

Si eres lector de Negocios1000 y no has leído el libro, estoy seguro de que no recordarás los puntos de los que hablaba en ese artículo. Si has leído el libro, estoy completamente seguro de que no recordarás la mayoría de los puntos, pero sí algunas de las historias que comentaba Cialdini, como por ejemplo, la chica de la joyería que se equivocó y subió el precio de las joyas en lugar de bajarlo, y gracias a la equivocación, logró que se vendieran las joyas.

Aprendemos con historias, aprendemos con anclajes.

Hay historias en los libros que sirven de anclaje para el aprendizaje, pues esa historia encierra la lección. En ocasiones, para nosotros es importante alguna parte del libro que para otro no tiene importancia.

Soy un un ávido lector. Tengo en estos momentos 11 libros pendientes de leer y deseando sacar tiempo para hacerlo. Está claro que si accediera a un resumen devoraría esos 11 libros en lo que tardaría en leer 2 libros.

Pero me relaja la lectura, aprendo leyendo, adquiero conocimientos, me encantan las historias. Me gusta leer esas cosas que podrían no tener importancia para la mayoría, pero que era importante para el autor contar. Y si era importante para el autor, quiero conocerlo a fondo.

Esto se une a otro problema al que se enfrentan los lectores últimamente.

Ver: 3 Libros que cambiarán tu forma de pensar y ver el mundo

¿Libros en papel o libros en Formato electrónico?

Si duda, el libro en papel. si no recuerdo mal, ya hemos tenido este debate en este portal. No recuerdo dónde leí un estudio que decía que ahora las personas tienen 500 libros en un dispositivo, pero no llegan a leer ni el 30% del libro. De hecho, aproximadamente, un 70% de las personas que usan dispositivos electrónicos para leer, no acaban ni un solo libro.

Y precisamente ésto tiene mucho que ver con el efecto del regalo. A menudo, los libros electrónicos, o la gente los adquiere gratis o a bajo precio. Conclusión: no los valora.

Ver: 6 Técnicas de lectura que cambiarán tu forma de leer para siempre

Y como nos gustan las historias, aquí tenéis una basada en hechos reales.

Antiguamente, a las personas que estaban interesadas en la inversión en bolsa, les solía regalar El Inversor Inteligente , de Benjamin Graham.  Casualmente, prácticamente nadie se lo leía. Así que comencé a recomendarlo pero sin regalarlo. Es decir, les pedía el libro pero me tenían que pagar los casi 40€ que costaba el libro. Y casualmente, todos se lo leían. Digamos que éstos últimos tenían el sentido de la obligación al haberse gastado un considerable dinero en un libro.

Básicamente, eso suele ocurrir a la gran mayoría de los que compran libros electrónicos en lugar de libros en papel.

¿Por qué un libro en papel realmente no es más caro que un libro electrónico?

La gran mayoría de lectores que compran libros en formato electrónico, lo suelen hacer por el precio. Y sí, podría ser también por la falta de espacio en casa o por no cargar con 20 kilos de peso en unas vacaciones.

Pero si el motivo es el precio, lo cierto es que los libros en papel salen más baratos que los libros en formato electrónico, ya que los libros en papel podemos volver a venderlos como libros de segunda mano en un momento dado. Eso no lo podemos hacer con los libros en formato electrónico.

No obstante, como siempre digo, es solo una opinión personal mía.

Ver: Los 10 mejores libros de Desarrollo personal que personalmente he leído.
A. Carlos González
Apasionado de las ventas, las finanzas, estratega empresarial, entusiasta del desarrollo personal y algunas cosas más

1 comentario

  • Como siempre, Carlos, totalmente de acuerdo contigo… menos con lo del libro electrónico 😀
    Yo me estoy deshaciendo de mis libros de papel poco a poco, y es que cuesta mucho quitárselos de encima, los estoy regalando. Lo de venderlos es más molestia que otra cosa, pues lo que le puedes ganar es casi simbólico.
    Ya estaba harto de cargar con cientos de kilos, no exagero, y todavía me quedan en el trastero unos 200 kilos más de libros, sí los he pesado 🙂
    Tengo estupendos libros en papel que ¡¡¡no puedo leerlos!!! porque mi vista ya no da para eso ni con gafas. Ya me lo dirás cuando cumplas unos cuantos años más, pues yo te saco unos 20 años o más.
    Así que con el libro electrónico puedo ajustar el tamaño de las letras hasta poder leer sin problema.
    No pesa y llevo montones de libros ahí.
    Son más baratos que los de papel y por lo tanto me puedo permitir compras más que antes con los de papel, que tienen precios bastante abusivos, según mi opinión.
    Saludos.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.