EstrategiaHacks de vidamotivación

15 formas de arruinar tu vida de forma drástica y no fallar en el intento.

Existen muchas formas de arruinarte la vida, en ocasiones, incluso de forma consciente.

sentir envidia puede arruinar tu vida

¿Cuál es la mejor forma de arruinar tu vida? Está claro que nadie quiere arruinarse la vida a propósito, aunque a veces, en según qué casos, pudiera parecer que es así.

Si algo debes tener claro es que todo depende de nuestras decisiones. Vamos tomando decisiones que van llevándonos hacia un camino o hacia otro. En un momento dado, si no te gusta hacia dónde te está llevando ese camino, únicamente debes cambiarlo. En otras ocasiones, hay decisiones que ya han provocado daños irreparables y por más que queramos cambiar la situación, ya no es posible, por lo que para estos casos, solo nos queda asumir el nuevo escenario y continuar avanzando.

Formas drásticas de arruinar tu vida.

Cuando somos jóvenes, dejándonos llevar por nuestro entorno o por desconocimiento, podemos cometer ciertas locuras.

1. Decisiones estúpidas.

Conozco el caso de una chica que comenzó una relación con un chico problemático (el típico chusmilla) Los padres prohibieron esa relación, y esta chica fue a por todo, quedándose embarazada del elemento a los 19 años. En cuestión de meses, se vio metida en una vida de maltratos continuos.

Una decisión que, pase lo que pase, ya nunca podrá cambiar, pues esa simple decisión hará que nunca pueda despegarse del todo del padre de su hijo, el cual, no se lo va a poner fácil ni a ella ni al niño. La vida continúa, pero la vida para esta chica ha tenido un antes y un después en su bienestar. Es por eso que el paso previo a cualquier decisión que decidas tomar, es pensarlo muy bien antes de tomar algunas decisiones. Una simple decisión puede disparar tu vida hacia el progreso. Una simple decisión puede llevarte al fondo del precipicio.

2. Juega con las drogas – la mejor forma de arruinarte la vida.

Drogas - lobo de wall street como forma de arruinarte la vida

La mayoría de las personas que comienzan a consumir drogas lo hacen porque creen que podrán controlar las drogas, cuando lo cierto es que si dejas entrar las drogas a tu vida, serán las mismas drogas las que dominarán tu vida.

El simple hecho de comenzar a fumar, puede hacer que dentro de 20 años te arrepientas del día que te introdujiste el primer cigarrillo en la boca. Ahora imagina que las drogas con las que experimentes sean más duras. Aún no he conocido a nadie que sea adicto a las drogas y que no tenga serios problemas en la vida.

Ver también:  11 cosas que nunca debes decir en una entrevista de trabajo.

Recuerda el dicho de Warren Buffett: «Las cadenas de los malos hábitos, al principio, son demasiado finas como para darte cuenta de que las llevas puestas. Con el tiempo se vuelven demasiado pesadas y gruesas para poder cortarlas».

3. Aferrarse al pasado.

No hay mejor forma de arruinarte la vida que seguir aferrado a algo del pasado. Para comenzar, estás viviendo en un tiempo que ya no existe, y vivir en pasado te hace perderte los momentos del presente.

Aunque muchas personas no lo crean, podemos aprender a controlar nuestras emociones y pensamientos para no quedarnos atrapados en malas experiencias o traumas del pasado. En el libro «Cenizas de prosperidad – Más allá del desarrollo personal» tratamos este tema a fondo. Y es que no puedes conducir tu vida mirando únicamente el retrovisor, porque te vas a estrellar.

4. Introducirte en una relación tóxica.

Si te introduces en una relación tóxica, te das cuenta de que es una relación tóxica y sales de ahí, no pasa nada. Te apuntas el error en el marcador, y sigues avanzando. Simplemente habrás aprendido la lección. Ahora bien, si te introduces en una relación tóxica y permaneces ahí aún sabiendo que no te hace bien estar con esa persona, acabarás contagiando todo lo demás.

La persona que elegimos para compartir nuestra vida y nuestra intimidad es muy importante. De hecho, podemos equiparar a la pareja que eliges con el amor que te tienes a ti mismo.

5. No asumir la responsabilidad de tus actos en la vida.

Si eres de esas personas que no lleva la vida que le hubiera gustado llevar y que culpa a todo y a todos salvo a sí mismo, tienes un serio problema. Si no asumes que el resultado de tu vida depende únicamente de ti, estarás dejando el control de tu vida a algo imaginario.

Cuanto antes sepas que tú creas tu propio destino, antes podrás ponerte a trabajar en él. Y esto nos llevaría al siguiente punto.

6. Ir por la vida en piloto automático.

La mayoría de personas no establecen objetivos ni metas, y simplemente caminan por la vida sin rumbo definido. Trabajan en lo que pueden, consiguen lo que le dan, y poco más. Si no persigues una meta u objetivo estarás dejándote llevar por la corriente de un río que suele desembocar con el tiempo en una catarata.

Es lo que explicaba Tony Robbins cuando aconsejaba evitar las cataratas de la vida, también llamado el síndrome del Niágara, que básicamente es un momento en el que dices «Oh, Mierda…» cuando ves la situación en la que estás y todo lo que podrías haber hecho para tener una situación distinta.

Debes saber que en esta vida, a veces, la peor decisión que puedes tomar es no tomar ninguna decisión.

Ver vídeo: El síndrome del Niágara y cómo afecta a tu vida.

 

Ver también:  8 Señales de que la libertad financiera no será para ti.

7. No saber improvisar ante los cambios o adaptarte al nuevo entorno.

Como se suele decir, una vez que conoces las respuestas, la vida puede cambiarte las preguntas. En cualquier momento todo puede cambiarte de la noche a la mañana. Puedes divorciarte, tu negocio puede caer en bancarrota, puedes ser despedido del trabajo.

Debes estar preparado para adaptarte al nuevo entorno, preparado para improvisar ante los cambios que te presenta la vida. Quien no logra adaptarse o reinventarse suele quedarse quejándose de su situación pasada pensando que no puede hacer nada para sobrevivir a la nueva situación.

8. No pensar a largo plazo.

Las gratificaciones inmediatas son uno de los peores hábitos que podemos tener. De hecho, por recoger recompensas hoy, puedes estropear recompensas en el futuro.

Lo más visual lo tenemos con el ahorro. Puedes disfrutar hoy de la vida gastando todo tu dinero, pero la falta de ahorro es la que te traerá problemas y arrepentimientos en el futuro.

Debes tener claro que en el presente debemos hacer sacrificios que mejorarán nuestro futuro. Y esto debes aplicarlo en todos los aspectos.

9. Intentar controlarlo todo.

El gran secreto de la vida es que la mayoría de las cosas no se pueden controlar. Solo unas pocas se pueden controlar, y es en esas pocas cosas donde debemos enfocarnos.

Puedes controlar el amor que sientes por alguien, pero no puedes controlar que esa persona sienta lo mismo. Puedes controlar cómo actúas tú en la sociedad, pero no puedes controlar cómo actúan los demás. Puedes controlar lo que ocurre en tu vida, pero no lo que está ocurriendo en el mundo. Así que no te tortures por cosas que no dependen de ti.

10. Adquirir una mala visión sobre ti mismo.

A lo largo de la vida, las personas que están pendientes de las opiniones de los demás y se dejan influenciar, pueden llegar a adquirir complejos de todo tipo. Desde complejos físicos hasta complejos de su valía como persona y profesional.

Si adquieres una mala visión de ti mismo, perderás de vista el valor que tienes, y dejarás de hacer muchas cosas porque te han dicho que no vales para eso. Te sentirás poco atractivo porque te han dicho que no lo eres.

Pero lo cierto, al menos cuando se es joven, si todo marcha correctamente, te darás cuenta años más tarde cuando veas una vieja foto, que realmente eres más atractivo de lo que pensabas, y que valías más de lo que te hicieron creer. Deshazte de los complejos y limitaciones cuanto antes.

Ver: Cómo convertirte en la mejor versión de ti mismo

 

11. No hacer frente a los problemas cuando son pequeños.

Teniendo en cuenta que vamos adquiriendo hábitos, si adquirimos el hábito de ignorar los problemas pequeños hasta hacerles frente cuando ya son grandes, tarde o temprano acabará metiéndote en problemas.

Cuando aparece un problema y en nuestra mano está darle una solución, hay que aplastar ese problema cuando es un enano, no cuando se convierta en un gigante con el que ya no podamos. Recuerda: actuar cuando aparece, antes que actuar cuando ya es una emergencia.

Ver también:  DIRECTRICES DE UN CARTEL DE LA DROGA EN LOS NEGOCIOS

Ver: Estos son los hábitos que tienen las personas de éxito

 

12. Envidiar a las personas.

La envidia es el mayor mal que puede entrar en tu vida, pues se encargará de convertirte en un desgraciado. De hecho, la envidia está entre los 5 comportamientos tóxicos más peligrosos. A fin de cuentas, ¿Qué es la envidia? Como explicábamos en ese artículo, únicamente es admiración mal gestionada. Es decir, admiras a una persona, te gustaría tener lo que ella tiene, pero como no te ves capaz, comenzarías a cogerle una especie de asco.

 

Aunque el envidioso, realmente no quiere lo que tú tienes. Él sería feliz por el simple hecho de que perdieras lo que tú tienes. Y por eso la envidia es tan peligrosa. Es desear el mal ajeno en lugar de buscar el bien propio. Y es una actitud que puede hacerte infeliz por los restos de tu vida, ya que siempre habrá gente a la que admirar, y el envidioso no es capaz de hacerlo.

13. No perseguir tus sueños.

Esto se encuentra entre los arrepentimientos más comunes de las personas en su lecho de muerte. La mayoría de la gente, cuando se le pregunta de qué se arrepienten en la vida cuando saben que van a morir, dicen: «Me arrepiento de no haber asumido el riesgo de perseguir mis sueños.»

Así que nunca pierdas de vista que hemos venido a esta vida a cumplir nuestros sueños, no a sufrir la vida.

Si no sabes exactamente qué sueño perseguir, en este vídeo te explico cómo encontrar tu pasión sin buscarla.

 

14. Perseguir tus sueños pero no dedicar tiempo para adquirir las habilidades y conocimientos necesarios.

Un “incompetente con una meta” es como un “tonto motivado”. El que es tonto a secas, no hace mucho, pero tampoco estropea demasiado. Ahora… un tonto motivado destruye todo lo que encuentre a su alrededor, pues su capacidad de destrucción es proporcional a su motivación. Esas palabras son de Emilio Duró.

Muy ligado a uno de los puntos anteriores (Pensar a largo plazo), en ningún momento detengas tu aprendizaje. Hay que estar constantemente preparándonos y aprendiendo, sobre todo si quieres alcanzar una meta. De no prepararte, estarías aumentando las posibilidades de fracaso. Y si ese fracaso se produce mientras persigues tu sueño, acabarás frustrado, porque en el fondo, por más que critiques a todo y a todos, sabrás que ha sido culpa tuya.

15. Rodearte de la gente equivocada.

De la misma manera que hablábamos de introducirte en una relación tóxica, no hay camino más directo para el fracaso que rodearte de las personas equivocadas. Aplicable para arruinar tu vida personal, profesional y empresarial. Pruébalo… esto no falla. Pero sobre todo juega un “poquito” en la línea de la ilegalidad en todo tipo de asuntos. A fin de cuentas, políticos y grandes empresarios lo hacen y no les pasa nada. Prueba suerte y ya verás como el resultado no te gustará.

Ver también: 10 comportamientos tóxicos que pueden arruinar tu vida.

A. Carlos González
Autor de "Cenizas de Prosperidad", Apasionado de las ventas, las finanzas, estratega empresarial, entusiasta del desarrollo personal y algunas cosas más

1 comentario

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.