viernes, agosto 23, 2019
motivaciónPsicologíavídeos

Cambia los “porqués” por los “qué” – El poder del pensamiento positivo más allá del tópico.

Es cierto. En estos momentos le das una patada a una piedra y encuentras 500 coaches bajo ella. Se mezclan conceptos de la autoayuda vacía y el verdadero desarrollo personal. Y ésto ha llevado a que algunos consideren  el mundo de la autoayuda una estafa, metiendo toda la industria en el mismo saco. Incluso se habla de la industria de “la piscología positiva” a modo de secta.

Pero olvidamos una cosa. El poder del pensamiento positivo y los beneficios de pensar en positivo no están dentro de una pseudociencia, sino que están más que respaldados por la ciencia.

En este vídeo en el que respondo a una pregunta básica, que es “cómo distinguir a un verdadero autor del desarrollo personal de un fraude” he aprovechado para explicar algunos conceptos del pensamiento positivo y qué es pensar en positivo, respondiendo así a una divulgadora científica (La Gata de Schrödinger). Te recomiendo ver el vídeo. Al artículo continúa debajo:

¿Qué significa pensar en positivo? Cambiar los “porqués” por los “qués”

Si alguien duda de los beneficios del poder del pensamiento positivo y los beneficios de ser optimista en la vida, que pase unas semanas metido en una casa con 10 pesimistas. Que haga alpinismo con una persona pesimista, que comience un negocio asociándose con un pesimista. Luego cuéntame qué tal.

Pensar en positivo no es solo pronunciar frases de Paulo Coelho o topicazos. Pensar en positivo significa que no no podemos darnos por vencidos ante las dificultades. Dificultades tenemos todos. Algunas personas superan las dificultades mientras otros entran en depresión. ¿La diferencia entre estas dos personas? La gestión de sus propias emociones y pensamientos. Y eso es la ciencia del cerebro.

Como explico en el vídeo, tus pensamientos pueden segregar sustancias en el organismo (cortisol, dopamina, etc..) y estas sustancias pueden hacerte enfermar y meterte en una profunda depresión.

Pensar en positivo es que una vez ocurre una circunstancia o hecho desagradable en tu vida, necesitamos cambiar frases del tipo:

  • ¿Por qué me ha pasado esto a mí?
  • ¿Por qué tengo tanta mala suerte? No me lo merezco…

Y comenzar a usar frases del tipo:

  • ¿Qué puedo hacer ahora?
  • ¿Qué debo hacer ahora?

Cambiar ese tipo de expresiones cambia tu forma de percibir la realidad y da paso al sistema de activación reticular (SAP) que ayuda a nuestra mente a encontrar los medios necesarios para solucionar el problema. Y ojo, el SAP no es pseudociencia. Es ciencia.

Así que cuando escucho a “divulgadores científicos” decir que hablar del poder del pensamiento positivo es hablar de pseudociencia, sinceramente, creo que convierten a la propia ciencia en pseudociencia, pues la ciencia es la primera que ha contrastado esta información para llegar conclusiones que dicen que los optimistas tienen más éxito. Que la gente que piensa en positivo está más alejada de la depresión y que incluso la gente optimista vive más. Y repito. Es ciencia.

Barbara Fredrickson sobre tener una actitud positiva.

Barbara Fredrickson y el poder del pensamiento positivo desde la ciencia

Todos hemos escuchado hablar del poder del pensamiento positivo hasta el punto de que quizás suene a algo tópico, quizás incluso sobrevalorado su poder. En cambio, ahora se estudia científicamente el impacto del pensamiento positivo a la hora de crear un valor real y tangible en tu vida a diferencia de aquellas personas que tienen un pensamiento más negativo.

Mientras que en un anterior estudio se comparaba el éxito a través del tipo de optimismo, siendo el pesimista el peor parado, y el optimista realista el claro vencedor, la investigación de Barbara Fredrickson nos acerca al por qué del éxito de las personas con una actitud mental positiva.

La investigación de Barbara Fredrickson reveló en 2004 que el pensamiento positivo es mucho más que sólo ser feliz o mostrar una actitud optimista. El pensamiento positivo realmente está creando valor en tu vida y ayudando al desarrollo de habilidades que permanecen en nosotros más allá de nuestra sonrisa de felicidad.

Esta psicóloga ya demostró previamente cómo las emociones positivas deshacen los efectos cardiovasculares de las emociones negativas, incluso cómo sentimientos prolongados de ira, miedo y tristeza podían tener un impacto nocivo para la salud.

El pensamiento positivo aplicado a los negocios, carrera…

Para entender cómo nos beneficia el pensamiento positivo, primero debemos entender cómo y por qué nos está afectando el pensamiento negativo desde los comienzos de la historia.

Supongamos que vas caminando por el bosque y de repente te encuentras frente a un león. En ese momento tu cerebro registra una emoción negativa, que en este caso es el miedo. La ciencia ya conoce el hecho de que las emociones negativas programan tu cerebro para ejecutar una acción específica.

En este caso, la reacción más normal es echar a correr. Toda nuestra atención está centrada en el león y en esa situación concreta.

En ese momento nadie piensa: “tengo que comprar el pan antes de que cierren la tienda” o “me olvidé del regalo de cumpleaños de mi pareja”. En ese momento, el resto del mundo no importa. Tu cerebro sólo piensa en correr y en escapar de los afilados dientes de ese hambriento león. Es decir, correr, correr y correr… probablemente haya algún palo tirado que pudieras usar, podrías escalar un árbol, e incluso podrías ejecutar alguna estrategia para espantar al león, pero tu cerebro ahora no puede ejecutar estrategias, pues sólo te ordena correr.

Este instinto natural de nuestro cerebro es el que traemos de serie desde la prehistoria y es el que le ha salvado la vida a nuestros antepasados. El problema es que en nuestra sociedad, rara vez te verás frente a un león.

(Leer: 5 distorsiones cognitivas que se encuentran en los empresarios de éxito)

Fredrickson quiere explicar con ésto que nuestro cerebro está programado para responder a las emociones negativas de la misma forma, que es centrarse en la situación problemática y apagar el mundo exterior limitando las opciones que tenemos a nuestro alrededor.

Los problemas nos suelen causar tres tipos de emociones: miedo, ira y estrés. Cualquiera de estas emociones es capaz de anular las opciones de salida si nos centramos únicamente en el león (el problema).

El cerebro puede ser nuestro mayor enemigo. Quizás alguna vez te haya ocurrido que tienes un enorme estrés por la cantidad de cosas que tienes que hacer, hasta el punto de acabar haciendo nada. Así mismo, cuando algo no sale bien, no nos motivamos por buscar respuestas y soluciones, sino que nos culpamos o buscamos culpables.

Básicamente podríamos decir que nuestro instinto de supervivencia de antaño se puede convertir en nuestro destructor hoy día, ya que en cada emoción negativa, si no aprendemos a controlarla, nuestro propio cerebro puede cerrarnos las alternativas disponibles a nuestro alcance para darle una solución.

De ahí viene la típica frase:

“No te centres en el problema, sino en la solución.”

¿Y cómo funciona el pensamiento positivo?.

El estudio de Barbara Fredrickson mostraba cómo las emociones de alegría y felicidad (emociones positivas en general) podían ampliar tu sentido de posibilidad abriendo paso a más opciones ante las circunstancias de la vida.

(Leer: Tu mente te traiciona. 2ª parte)

El pensamiento positivo te proporciona un conjunto de habilidades, así como la capacidad para desarrollar dichas habilidades y recursos para el uso de las mismas en un futuro.

Hay personas que piensan que si alcanzaran el éxito serían muy felices, pero la mayoría desconoce que la “cosa” funciona al revés, y es que probablemente para alcanzar el éxito debas ser feliz, o lo que es igual:

“La felicidad no es la meta, sino el camino”.

Como muestra la teoría de Fredrickson, la felicidad es esencial para la construcción de las habilidades que te permitirán alcanzar el éxito. Y por felicidad, vamos a entender el tener un pensamiento positivo.

Una mente positiva cree que:

Es capaz de todo, y como lo cree, aumenta las posibilidades de encontrar los recursos y rodearse de otras personas positivas, aumentando las posibilidades alcanzar el éxito en su propósito específico, llamémosle éxito en los negocios, ascenso en el trabajo, etc…

Una mente negativa cree que:

No es capaz de nada, y por tanto, como lo cree, aumenta las posibilidades de rodearse de más personas como él, aumentando las posibilidades de fundar “negativilandia”, que rara vez se acaba convirtiendo en un holding rentable.

La buena noticia de todo esto es que la mentalidad negativa se puede cambiar, pero lo primero que debemos reconocer es que tenemos una mentalidad negativa.

VER: 3 formas en que tu mente te traiciona para no avanzar en la vida

VER TAMBIÉN: 5 Libros de desarrollo personal con base científica

1 comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.