emprendedoresnegocios

Estos son los peores consejos empresariales que puede recibir un emprendedor.

Los emprendedores suelen recibir malos consejos. Cuáles son los peores consejos que puede recibir un emprendedor para tener éxito en los negocios. Te lo contamos.

peores consejos para emprendedores - A. Carlos González

Los emprendedores reciben muchos consejos de cualquier fuente. Y hay malos consejos. De hecho, llegan a recibir consejos incluso de gente que no ha tenido experiencia de ningún tipo en los negocios. No obstante, un consejo de alguien sin experiencia en los negocios puede resultar tan peligroso como los consejos de empresarios de éxito. Nunca hay que olvidar que no existen reglas universales en los negocios, y lo que funcionó para un emprendedor podría no funcionar para ti.

Son muchos factores los que influyen en esto; desde el carisma del emprendedor hasta la misión de una empresa. Partimos de la base de que cuesta distinguir entre un mal consejo y un buen consejo. A veces solo la experiencia en retrospectiva te dirá si era bueno o malo.

¿Significa esto que no deberíamos escuchar consejos? Todo lo contrario. Escucha siempre lo que los demás tienen que decir, tanto si viene de una persona sin experiencia en los negocios como si viene de Jeff Bezos. Pero siempre intenta analizarlo desde todos los ángulos y aprende a cuestionarlo todo.

Claro que si una persona ha levantado un imperio empresarial desde la nada, estoy completamente seguro de que esa persona tiene muchas cosas que decirte y muchas lecciones de las que puedes aprender.

Estos son una recopilación de los consejos que suelen darse a los emprendedores, o que suelen leer en cualquier parte, y si bien podrían tener sentido en el contexto correcto, en muchos casos son consejos poco válidos cuando se toman al pie de la letra o se reciben en el contexto equivocado.

Este contenido también se encuentra en vídeo en nuestro canal de Youtube, por si prefieres verlo y escucharlo en lugar de leerlo.

¿Cuáles son los peores consejos que pueden recibir los emprendedores?

 

1. Lánzalo. Hay un mercado para todo.

No es cierto. No puedes crear un producto al azar y esperar que la gente lo compre porque «hay mercado para todo». Si bien es cierto que puede haber clientes para cualquier «chorrada» que vendas, entran en juego muchos factores que te podrían llevar a cometer tu primer fracaso empresarial por seguir este consejo.

Necesitas crear productos u ofrecer servicios que la gente esté dispuesta a comprar. Y hay mercado para todo, pero antes de lanzar el producto debes tener muy claro a qué mercado quieres dirigirte. Tu producto debe solucionar un problema de la gente, satisfacer una necesidad de las personas o simplemente entretener a la gente.

Aunque exista un mercado para todo, el emprendedor que investiga y estudia el mercado antes de lanzar un producto suele tener más probabilidad de éxito que aquel emprendedor que saca un producto a ciegas esperando que el mercado venga a él. En los negocios, esto no funciona exactamente así. Es más, ahora la competencia es terriblemente dura. Si no has estudiado el mercado y compites contra otro emprendedor que sí lo ha hecho, perderás.

Ver también: Los mejores consejos de negocios que recibieron 9 empresarios de éxito.

 

2. No abras la empresa hasta que estés listo.

¿Te cuento un secreto? Jamás estarás listo. Siempre existirá algo más que debes aprender, algo que se pueda mejorar. Pero esto te ocurre tanto a ti como emprendedor, como a tu producto y empresa. Siempre se puede mejorar, pero la mejor forma de estar preparado para hacer algo es comenzar a hacerlo.

Así que si quieres iniciar un negocio, deberás hacerlo partiendo de la base de que recibirás tu mayor aprendizaje por el camino.

Recuerda esto: «Ni 100 años de estudio teórico en el mundo de los negocios te darán la sabiduría de un solo día al frente de un negocio»

Pero esto de invitar a la gente a emprender sin sentirse preparada podría ser también un mal consejo si no se capta la idea, por lo que no puedo evitar dar un consejo emprendedor útil.

La mejor forma de prepararse para emprender es no emprender.

PERO QUÉ!!!!! Tranquilo, no te pierdas. Cuando quieres emprender en una industria determinada sin saber nada de esa industria, es muy aconsejable que antes de emprender trabajes para una empresa que ya está dentro de ese sector en el que tú quieres emprender.

No importa si es de comercial, de administrativo, de secretario o ayudante del encargado de sección. Eso es aprendizaje dentro del campo de juego al que quieres jugar más adelante.

3. Sigue tu pasión y el dinero te seguirá.

Y una mierda. Ser apasionado por aquello que haces es una parte de la ecuación. Que la gente esté dispuesta a pagar por eso que haces con pasión (o sin pasión) es otra parte de la ecuación.

Y esto en ocasiones me hace gracia, porque alguien cuya pasión es el deporte, dice de abrir una tienda de ropa de deporte para seguir su pasión. ¿Qué tendrá que ver la pasión por jugar al pádel o hacer montañismo con introducirte en un mundo donde deberás gestionar pedidos, tratar con proveedores, estrategias de marketing, publicidad online, calentamientos de cabeza para pagar las facturas y el estrés del negocio cuando las cosas se tuercen?

Si vas a seguir tu pasión, solo espero que tengas claro que tu pasión deben ser los negocios en sí mismo.

Te voy a contar otro secreto que me imagino ya me lo habréis escuchado.

Este consejo trata sobre qué es lo más importante en los negocios.

Ahora te dicen que lo más importante es cambiar el mundo, o que lo más importante es la satisfacción de los clientes. O no, lo más importante es tratar bien a los trabajadores.

Llamadme capitalista, pero lo más importante en los negocios es el dinero. Si no hay dinero, no hay negocio.

La mayoría de los negocios acaban cerrando por una única razón: Se quedan sin dinero o los beneficios por ventas no superan los costes del negocio. Llegado ese momento en que el negocio no tiene dinero, ese negocio no será capaz de cambiar el mundo ni de satisfacer a los clientes ni tendrá trabajadores (si estos quieren cobrar, claro). Sencillamente sin dinero no tienes negocio.

Así que el consejo quedaría de la siguiente forma: Sigue tu pasión, por supuesto, siempre que tu pasión se pueda monetizar, tengas un mercado amplio al que puedas llegar y te pueda permitir vivir correctamente después de cumplir con los costes del negocio-pasión.

Ver: 10 consejos de Richard Branson para los negocios y la vida

 

4. Si quieres tener éxito como emprendedor, crea algo innovador.

Estamos en una época donde todo el mundo habla de la necesidad de innovación. Y es cierto que la innovación es progreso, pero no es un factor determinante en la creación de un negocio. De hecho, los negocios que mejor funcionan son los negocios simples.

Por otro lado, en una época de burbuja de innovación , en ocasiones no hay mejor innovación que volver a lo tradicional. Es algo que llamamos «innovar hacia atrás».

Pongamos un ejemplo. Hubo una época en la que en Dinamarca no había coches, y la gente se desplazaba en bicicleta. Llegó la innovación, con los primeros vehículos, continuó la innovación con mejores vehículos diésel y gasolina. Y tras seguir innovando,  hoy día las calles de Dinamarca vuelven a usar la bicicleta. Bien sea por el cambio climático o bien sea porque la gente necesita hacer más ejercicio, se ha vuelto al pasado.

Otro ejemplo. En plena era de tecnología con gigantes de aplicaciones para citas como Tinder donde cualquiera puede conocer a otra persona para tener una cita, varios emprendedores han encontrado negocios altamente rentables en las citas a la antigua, donde una persona pone en contacto a dos personas según sus gustos e intereses sin pasar por la tecnología.

Básicamente, en muchas ocasiones, los mejores negocios usan la simplicidad y no la complejidad. Esto no quita que un negocio, una vez creado, no requiera mejoras e innovar en todo lo que se pueda, pero a veces la aparente necesidad de innovación hace que muchos emprendedores no se atrevan a dar el salto al no sentir que pueden crear negocios demasiado innovadores.

5. Son trabajadores. No los trates como si fueran familia.

Estaremos de acuerdo en que un trabajador es solo un número en la empresa y que puedes prescindir de él en cuanto deje de ser útil para tu empresa y tu propósito. Solo espero que no hayas asentido con la cabeza mientras leías esto.

Todo lo que sé hasta ahora de familia y negocios, es que una persona mataría por su familia, pero si se siente solo un número dentro de un equipo, no esperes que haga demasiado por ti.

Probablemente este es uno de los peores consejos que se les da a los empresarios y que muchos siguen aplicando.

Cuando en una empresa se fomenta el sentimiento de unidad y familia, un ataque a la empresa será como un ataque personal hacia sí mismo. Un líder va a pasar más tiempo con las personas de la empresa que con su propia familia.

Cuando un equipo de trabajo es considerado como familia se pueden llegar a ver auténticos milagros en la empresa. Estas personas te están ayudando a crecer, literalmente. Se están ayudando entre ellos mismos también, y están ayudando a tus clientes.

En este sentido sigue una premisa sencilla: «Trata a los demás como a ti te gustaría ser tratado. Punto»

Ver: No vayas en solitario en los negocios. No lo conseguirás.

 

6. En los negocios hay que buscar el riesgo.

Ojo con esto, porque con este consejo la cosa se complica. No es ni un mal consejo ni un buen consejo. Lo único que puede fallar aquí es la aplicación del consejo.

En este sentido, damos por hecho de que el simple hecho de emprender ya es asumir un riesgo, pues no hay nada seguro en el futuro del negocio. Pero hay un par de variantes que no se deben ignorar: una es la aleatoriedad y el azar, y la otra son las matemáticas y probabilidades. Me explico.

Aleatoriedad.

Cuando se habla de grandes riesgos que tomaron emprendedores exitosos actualmente, estamos frente a la teoría del Cisne Negro, frente al sesgo del superviviente, que explica cómo de cientos de emprendedores que asumieron un mismo riesgo, 99 se dieron el batacazo de su vida y uno de ellos triunfó. Ponemos como ejemplo al que sobrevive. No hay que olvidar que aquellas arriesgadas decisiones que te conducen a un gran éxito, son también las mismas que te conducen a un gran fracaso.

Matemáticas y probabilidad.

Si puedo elegir un camino fácil donde puedo ganar un 25% en un año, y solo tengo un riesgo del 30% de fracasar, y también puedo elegir otro camino donde puedo ganar un 50% y tengo un 90% de probabilidades de fracasar, ¿Qué camino me aconsejas seguir?

Te voy a solucionar la duda. Elige siempre el camino fácil con menor riesgo, porque en este ejemplo que te he puesto, si logras no fracasar, el resultado sería una consecuencia de la propia aleatoriedad. De hecho, si repites ese riesgo varias veces, el resultado final es que acabas perdiendo.

Y no te equivoques. Soy una persona que me siento muy cómodo asumiendo riesgos altos, pero cuando cojo caminos donde el riesgo es muy bajo, ahí me siento como Dios.

Ver también: Lecciones de negocios de empresarios brillantes.
A. Carlos González
Apasionado de las ventas, las finanzas, estratega empresarial, entusiasta del desarrollo personal y algunas cosas más

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.