viernes, mayo 29, 2020
Todo

Coronavirus – Los 3 posibles escenarios futuros para la pandemia de Covid 19: Una segunda ola devastadora, pequeños brotes recurrentes, una crisis persistente

Los epidemiólogos intentan predecir los posibles escenarios que el Covid-19 nos tiene reservados para este verano y más allá. Incluso en el escenario más optimista, tendremos que aprender a convivir con el Coronavirus durante meses o posiblemente años.

Los expertos coinciden en la dificultad para poder predecir el futuro de esta pandemia al no tener una cifra real de contagiados en el mundo, pues no sabemos el total de asintomáticos que circulan por el mundo sin saberlo y que tienen el potencial de contagiar a otras personas. Tampoco saben a ciencia cierta cómo afectará el verano a la transmisión del virus ni cuántas personas han adquirido inmunidad ante este virus.

Sea cual sea el escenario, la denominada nueva normalidad no se parecerá en nada a la normalidad que teníamos hace unos meses.

Cambios en el mundo occidental a raíz del Coronavirus.

Usar mascarilla será la nueva normalidad en occidente. Las reuniones sociales estarán amenazadas durante mucho tiempo. La tos ocasional de un amigo se sentirá como una amenaza. El acercamiento de cualquier desconocido será considerado como potencialmente amenazador.  Tomar el transporte público sería la mejor opción para la reducción de los gases contaminantes, pero usar tu propio vehículo se verá como algo mucho más seguro para tu propia salud.

Octubre de 2020 no se verá como Octubre de 2019, pero Octubre de 2021 tampoco lo será según un análisis publicado el jueves por el epidemiólogo Michael Osterholm

Los 3 posibles escenarios del Covid-19

La primera ola de Covid-19 que golpeó al mundo a principios del 2020 ha provocado millones de infectados en todo el mundo y cientos de miles de muertes a lo largo del planeta. A continuación, en un primer posible escenario se alternan diferentes escenarios en forma de onda de brotes mucho más pequeños cada pocos meses.

En el segundo escenario, tendríamos una segunda ola mucho más agresiva que la primera y más duradera, debido sobre todo a la relajación de la población tras un verano donde parece que el coronavirus ya ha sido contenido.

Esta segunda ola podría poner a prueba nuevamente los sistemas sanitarios de todo el mundo, dándose cuenta de que incluso estando mejor preparados que a principios de 2020, no estaban preparados para una segunda ola de tal tamaño y ferocidad.

En el tercer escenario, la ola actual de coronavirus crea una nueva normalidad en la población con brotes controlados de Covid-19.

En el mejor de los casos, relatan estos expertos, podríamos contar con una vacuna para principios de 2021. Si ésto no ocurre, es muy posible que el 50% de la población sea infectada, con o sin enfermarse.

Osterholm estima que no más del 5% de la población mundial es inmune al nuevo coronavirus tras sobrevivir a su infección, por lo que la inmunidad grupal podría no dar los resultados esperados para la contención del Covid-19.

Escenario 1 del futuro del Covid-19:

Gráfico con el posible escenario futuro de Covid-19
Fuente: MIchael Osterholm – Universidad de Minnesota

En este futuro, el pico actual de casos de Covid-19 es seguido en los próximos 2 años por cresta y caída, cresta y caída, siendo las crestas menos de la mitad del tamaño del actual brote. En este caso, los Gobiernos deberían estar preparados para contener un brote a tiempo, o de lo contrario podríamos cambiar rápidamente de escenario.

Si bien en este escenario se plantea el Covid-19 como algo estacional, los expertos parten de la base de que el calor y la humedad puede frenar la propagación del virus, pero no eliminar el virus. El calor y la humedad puede eliminar el virus en las superficies, pero aún así, se podría seguir transmitiendo de persona a persona a través del contacto, tosiendo o hablando.

Aquí recordamos que en cierto modo, incluso la gripe estacional común prácticamente desaparece en verano, no solo por el calor, sino porque los colegios están cerrados y los niños (potenciales transmisores del virus) dejan de trasmitir el virus.

Los Gobiernos pueden abrir playas, bares y restaurantes, con o sin limitación de aforo y con o sin distanciamiento social, pues muchas personas continuarán con el distanciamiento social voluntario debido al miedo. La población sabe que en cuanto se baje la guardia, se volverá a correr peligro.

Conciertos, asistencia a estadios deportivos y grandes masificaciones de gente se verán amenazadas debido a la nueva normalidad. Por otra parte, esta será la estocada final para muchos centros comerciales. Algunos ya estaban muriendo.

El impacto para los pequeños comercios y para el empleo es aún desconocido, pues no tenemos todas las variables de la ecuación: el tamaño de la crisis hacia la que nos dirigimos, la duración de esta nueva normalidad o la llegada de un medicamento eficaz o una vacuna. No obstante, debemos tener claro que muchos pequeños comercios no volverán a abrir, otros cerrarán a medida que se vean afectados por la nueva normalidad, y a medida que avance la situación, grandes empresas se verán obligados a una ola de despidos.

El teletrabajo comenzará a adquirir más fuerza dentro de la nueva normalidad, la gente no solo evitará el transporte público, sino que probablemente evite también el taxi y aplicaciones de conductores. Puede que incluso cambie nuestra forma de ir a visitar a un médico o dentista.

Una vez hecho todo ésto, el brote comenzaría a disiparse. El distanciamiento social comenzaría a ser menos estricto, y poco a poco las personas bajarían la guardia y otra nueva ola golpearía. Así sería el juego hasta que llegara una vacuna.

Escenario 2: El peor e históricamente más probable.

Coronavirus: Segundo Gráfico con el posible escenario futuro de Covid-19
Fuente: MIchael Osterholm – Universidad de Minnesota

En marzo de 1918 surgió la primera ola moderada de la denominada gripe española. Los casos cayeron ese mismo verano, pero unos meses más tarde, con la llegada del otoño, la pandemia explotó. Eso fue seguido por picos más pequeños a principios de 1919. Luego la epidemia acabó. Las pandemias de gripe de 1957 y 1958 y la gripe porcina de 2009 siguieron un patrón similar. Si algo sabemos de las pandemias es que existe un enorme peligro de que la segunda ola sea más feroz que la primera.

En este segundo escenario, en lugar de reaparecer durante todo el año como los picos del primer escenario, el Covid-19 regresaría con más fuerza a finales de verano y otoño y luego se disiparía. Es lo que Osterholm llama un caso acantilado.

La caída precipitada tendría una causa. Tantas personas se infectarían en la primera y segunda gigantesca ola (que surgiría probablemente a finales de octubre) que la población se acercaría a la inmunidad colectiva. Por otro lado, Osterholm augura que esa segunda ola derribaría el sistema sanitario.

También debemos tener en cuenta que todo esto sería contando con la inmunidad grupal, y hasta hoy día no sabemos nada acerca de la inmunidad grupal del Covid-19. Es decir, desconocemos si un porcentaje elevado podría adquirir inmunidad y durante cuánto tiempo podría ser inmune tras haberse infectado.

En cualquier caso, los epidemiólogos aconsejan a los gobiernos que aprovechen al máximo la tregua que nos daría el Covid-19 en verano para poner a punto el sistema sanitario y prepararse para un aumento significativo de casos, pues posiblemente, por muy bien que se preparen, en el caso de este segundo escenario, todos los medios serían insuficientes para hacerle frente.

Con este escenario se debería volver a confinar a la población con meditas incluso más estrictas que las que hemos vivido en estos meses de marzo y abril de 2019.

Si algo sabemos de este nuevo coronavirus es que es mucho más infeccioso y tiene una mayor facilidad de propagación que el resto de la familia de coronavirus hasta ahora conocidos.

Escenario tres: La llamada combustión lenta.

Coronavirus: Tercer Gráfico con el posible escenario futuro de Covid-19
Fuente: MIchael Osterholm – Universidad de Minnesota

Si todo sale mal y los gobiernos siguen sin hacer test para tener la rapidez necesaria de aislar al infectado y aquellos que hayan estado en contacto con él, seguiríamos teniendo brotes y seguiríamos teniendo la necesidad de ir sofocándolos sobre la marcha en un tira y afloja.

Los epidemiólogos aseguran que ninguna pandemia de influenza ha seguido este patrón que se dibuja en el gráfico, pero sí que dan varias razones de por qué el Covid-19 podría seguirlo.

Uno es biólogico: Los coronavirus, como muestran los cuatro endémicos, son capaces de seguir circulando y nunca desaparecen, siendo el coronavirus del SARS a principios de la década del 2000 una excepción.

El otro es sociológico: y es que hay problemas reales sobre la capacidad de la sociedad para resistir otro cierre económico, y muchos menos hacer de ésto un ciclo interminable. En el futuro, estas políticas pueden ser menos estrictas con el fin de evitar otro golpe a la economía del país, y por ende, serían políticas menos efectivas a la hora de controlar los brotes. Por ese motivo, este escenario podría ser posible.

El cierre de empresas, las órdenes de confinamiento de la población y otras medidas de mitigación han servido para controlar esta pandemia, por lo que han resultado ser medidas útiles de supervivencia aunque dañinas para la economía. Y este es el dilema al que ningún político o gobierno querría volver a enfrentarse.

No obstante, nos recuerdan los epidemiólogos que aplanar la curva no significa cero casos de contagios y muertes, pero sí que hay que estar preparados para tomar ciertas medidas que impidan que los sistemas sanitarios vuelvan a vivir una situación caótica.

En cualquier caso, es muy posible que volvamos a librar una batalla dentro de la tesitura de hacer el bien por la salud pública y hacer el bien por la economía, el bienestar social y emocional de la población.

¿Qué escenario es más posible según Osterholm?

Difícil predecirlo. Los tres son escenarios plausibles pues este virus tiene sus propias reglas dentro de un juego que nuestros científicos aún no conocen del todo con certeza y que nos abre la puerta a posibles cambios en las reglas de este juego.

Bienvenidos a la nueva normalidad

Último vídeo: COLAPSO ECONÓMICO 2020: Prepararse para lo desconocido.

1 comentario

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.