Todo

Las últimas palabras de Steve Jobs que no dijo ni de coña en su lecho de muerte.

Steve Jobs

En 2015 corrieron como la pólvora por las redes sociales las supuestas últimas palabras de Steve Jobs en su lecho de muerte, mostrando a un arrepentido Steve Jobs por haber llevado una vida basada en la búsqueda de la riqueza y lamentando que todas las cosas por las que ha vivido no se las podría llevar una vez muriera.

«No dejar de perseguir la riqueza, puede convertir a una persona en un retorcido, al igual que yo», reza uno de los párrafos de nuestro supuesto Steve Jobs arrepentido.

Estas supuestas últimas palabras de Steve Jobs se han compartido millones de veces por las redes sociales con  decenas de millones de «likes». También se llevaron a un vídeo de Youtube, por parte de Badabun (que publican sin confirmar la veracidad del contenido),  con millones de visualizaciones  pues supongo que es un mensaje que a la mayoría de la gente le gusta escuchar. Es como tener la excusa perfecta para no pelear por tus sueños, porque tenemos a un hombre de éxito arrepentido de haber dedicado su vida a luchar por sus sueños.

El problema es que es totalmente falso. Y no sólo rotundamente falso, sino que el simple hecho de pensar que Jobs pudo decir semejante cosa, es no entender quién fue Steve Jobs, ni lo que hizo, ni por qué lo hizo.

Estas son las inventadas  últimas palabras de Steve Jobs

Esta es una captura de las inventadas últimas palabras de Steve Jobs, mostrando un aspecto demacrado debido a su avanzada enfermedad.

las últimas palabras de Steve Jobs - Falsas.

¿Por qué son falsas estas últimas palabras de Steve Jobs?

Para comenzar, solo hay que haber leído sobre Steve Jobs o haberlo escuchado para saber que  Steve Jobs no diría semejante chorrada ni con sobredosis de éxtasis.

En primer lugar, ninguna biografía las ha recogido. De hecho, ya publicamos cuáles fueron sus últimas palabras, recogidas en la biografía oficial de Steve Jobs, de Walter Isaacson, y como podemos comprobar, distan mucho sus verdaderas palabras de las mencionadas en ese falso texto.

Luego supimos que antes de dejar de respirar definitivamente, en su último aliento y en compañía de su hermana, lo único que dijo Jobs fue «Oh Wow».

El autor de este falso escrito, es evidente que no conoce prácticamente nada de Steve Jobs, pues Jobs no perseguía la riqueza, sino cambiar el mundo. La riqueza solo fue la consecuencia de un trabajo bien hecho.

El texto nombra varias veces a Dios, cuando el propio Steve Jobs reconocía que creía en Dios al 50%, y no porque creyera en Dios un poquito, sino porque quería pensar que podría vivir después de la muerte, para no perder toda la sabiduría acumulada en una vida. Luego lo pensaba mejor, y decía que probablemente todo fuera como un botón de encendido y apagado, al igual que el de los smartphone.

Si personas como Steve Jobs no hubieran tenido la pasión necesaria para hacer lo que hacían de la forma que lo hacían, hubieran privado al mundo de grandes avances de los que hoy día todos nos beneficiamos.

Y es que Steve Jobs ha transformado completamente hasta 6 industrias distintas.

Incluso si de algo hubiera podido arrepentirse, sería de tratar de forma despiadada a algunas personas, aunque incluso para eso tenía una respuesta: «Cuando estás cambiando el mundo, no puedes ser blando con la gente».

Así que siento decirle a aquellas personas que han encontrado en esas falsas palabras una excusa para ser conformistas, al observar a un ídolo arrepentirse por haber sido ambicioso, que no, que Jobs murió orgulloso de su creación, y con un único arrepentimiento: no haber vivido más tiempo para seguir haciendo exactamente lo mismo que estaba haciendo. Ni más ni menos.

Finalmente, la cama del hospital tiene el mismo precio para todos. Si persigues la riqueza, morirás de la misma forma que si persigues la pobreza. Morirá el que persigue sus sueños, y morirá el que perseguía el conformismo.

Por eso, en última instancia,  no hay que preocuparse tanto de cómo muere una persona, sino de cómo vive esa persona y de la huella que deja en esta vida. Y Steve Jobs ha dejado huella. Tuvo un propósito.

El caso de Steve Jobs muestra el problema de internet

Antiguamente se pensaba que la estupidez era solo porque la gente no tenía información. Entonces llegó internet y se puso la información en manos de todo el mundo por igual, incluso podríamos decir que hay exceso de información.  Pero una cosa es tener información y otra muy diferente es extraer el conocimiento de dicha información. Quedó constatado entonces que la estupidez únicamente es eso; estupidez.

No se debe a la falta de información, se debe a cómo se usa esa información y hasta qué punto estás dispuesto a enfrentar tus creencias a menudo sesgadas debido a la manipulación de las redes sociales y medios de información.

En Internet existe una lucha constante por captar tu atención, y por desgracia, se logra captar tu atención con mensajes sensacionalistas y a menudo falsos. Las mentiras o medias verdades venden más que la verdad, porque la verdad no siempre gusta y a veces es más aburrida que la mentira.

Puedes darle a una persona una piruleta, que si no está por la labor de superarse, acabará chupando el palo en lugar del caramelo. Puedes darle a una persona una caña para pescar, y posiblemente se construya un palo para selfies y luego se queje de que no consigue pescar.

Ver: Los 6 defectos de Steve Jobs que, unidos entre sí, se convirtieron en genialidad.
A. Carlos González
Apasionado de las ventas, las finanzas, estratega empresarial, entusiasta del desarrollo personal y algunas cosas más

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.