negocios

La Historia del caso Kodak – Del éxito a la bancarrota y después hacia…

Hacemos un ligero repaso a la historia de kodak hasta 2022, desde su quiebra a su reinvención como empresa, aunque con un dudable futuro prometedor.

George Eastman fundador de Kodak

En 1892 se fundaba la compañía Eastman Kodak Company, de la mano de George Eastman, actualmente considerado el Steve Jobs de su tiempo, un auténtico visionario, un emprendedor que cambió el mundo (o la forma de ver nuestros recuerdos). Toda película galardonada con un Oscar desde 1928 tiene algo en común, y es que fue grabada en películas Kodak. Gracias al invento de Eastman, pudimos recoger e inmortalizar el momento en el que el hombre pisó la luna por primera vez.

La compañía Kodak era conocida por su constante innovación, pues fueron los primeros en crear una película de 16mm. Fabricaron cámaras espía para los agentes de la CIA y para el ejército. Fueron los primeros en crear fotos a todo color, los primeros en crear cámaras de un sólo uso y los primeros en crear un producto para hacer fotos incluso debajo de agua.

Vendían el 85% de las cámaras de fotos en todo el mundo y el 90% de las películas a nivel global. Supieron crear un modelo de negocio totalmente rentable gracias al bajo precio de la cámara, a modo de señuelo, para después obligar al cliente a pasar por un alto precio de revelado de fotografías. En 1990, Kodak daba trabajo directo a más de 30.000 personas en más de 190 edificios.

Las acciones de Kodak llegaron a cotizar por encima de los 70 dólares. La compañía estaba en el lugar y momento adecuado, perfectamente posicionados y eran líderes absolutos en el mercado.

George Eastman padecía una enfermedad degenerativa que le producía un fuerte dolor, por lo que en 1932, a sus 63 años de edad, se quitó la vida apretando el gatillo de su arma. Dejó una nota:

«A mis amigos: Mi trabajo está hecho, lo he conseguido, así que… ¿para qué esperar?»

1975 – La primera cámara digital de la historia y el papel de Steve Sasson en Kodak.

Steve Sasson, el que inventó la primera cámara digital de la historia

Hay quien piensa que las cámaras digitales fueron las responsables de la quiebra de Kodak, pero pocos son conscientes de que, irónicamente, Kodak fabricó la primera cámara digital del mercado en 1975.

Ver también:  7 pasos para definir tu mercado una vez tienes la idea de negocio según Lynda Falkenstein

Steve Sasson comenzó a trabajar en Kodak en 1973, y mientras estaba trabajando en un dispositivo de carga acoplada (CCD), llegó a inventar la primera cámara digital, inventando también un dispositivo para mostrar las imágenes en la propia cámara. Toda una revolución para el mercado de las cámaras.

Sasson le mostró su creación a sus jefes de Kodak en 1975. Un dispositivo en fase beta, el cual era una extraña mezcla de piezas: una grabadora digital, una cámara, un convertidor analógico-digital y otros componentes conectados a través de tarjetas de circuitos.

Aunque sus jefes quedaron impresionados, pensaron que nadie iba a querer mirar sus fotos en una pantalla, pero Sasson tenía claro que aquello era el futuro, y que la imagen, así como los dispositivos mejorarían rápidamente. Y a pesar del escepticismo de sus jefes, se le permitió seguir trabajando en ello, aunque sin proporcionarle demasiados medios.

En 1989, Sasson y Robert Hills hicieron la primera cámara réflex digital, la cual ya era similar a lo que hoy tenemos en el mercado, con sus correspondientes tarjetas de memoria.

El miedo a que las cámaras digitales reemplazaran el negocio de Kodak acabó dejándoles sin negocio.

la primera cámara digital de la historia 1975

Primera cámara digital creada en 1975 por Steve Sasson.

Pero el departamento de Kodak, sin embargo, pensó en que lo mejor sería no vender las cámaras digitales por el temor a perder las ventas de películas y revelado de fotografías. Y es que el negocio de Kodak no se encontraba en la venta de cámaras, sino en los revelados de fotografías y películas.

Kodak era líder absoluto en el mercado, con un dominio de más del 85% del mercado en fotos y películas. Es decir, del 85% de las fotografías, Kodak recibía dinero, así que… ¿por qué renunciar a ese rentable negocio ya establecido?

Ver también:  Ideas para restaurantes: 10 trucos psicológicos para que los clientes gasten más dinero.

Y Kodak decidió que su cámara no viera la luz del día, con la idea de que si no sacaba la cámara al mercado, los usuarios continuarían revelando las fotografías en papel.

No obstante, Kodak logró hacer millones con la patente de la cámara digital, hasta que en 2007 se le acabó esa entrada de dinero. El mundo ya era digital, y los usuarios ya no revelaban sus fotos como antes. Ahora los usuarios sí estaban dispuestos a ver sus fotos, no en la pantalla de televisión, sino en las pantallas de PC, Smartphone, iPad…

Entonces Kodak se dio cuenta de que debía entrar en el mercado digital, pero ya fue demasiado tarde para hacerlo. Y en 2012 Kodak se declaró en bancarrota.

Este caso de quiebra empresarial sirvió como lección en las escuelas de negocios, como ejemplo de los riesgos que una empresa tiene cuando se acomoda, cuando no hace uso de la innovación, cuando no aprovecha las ideas de sus mejores cerebros.

Pero también sirve como ejemplo para explicar lo que ocurre cuando, como empresa, te centras en los ingresos y piensas únicamente en el negocio, en lugar de proporcionarle valor a tus clientes, porque si tú tienes una idea que mejora la vida de tus clientes, y no la sacas al mercado por el temor a perder tus ingresos, alguien más trabajará en esa idea y aprovechará todo su potencial.

Las acciones de Kodak hoy día. Desde la quiebra hasta 2022.

En 2012, las acciones de Kodak valían unos pocos céntimos, hasta que finalmente dejaron de cotizar en bolsa tras anunciar que entraría en concurso de acreedores. Para ese entonces, Kodak ya contaba únicamente con unos 6,800 empleados que podían perder su trabajo en cualquier momento.

Ver también:  Errores contables en pequeños negocios pueden suponer un cierre anticipado.

El 3 de Septiembre de 2013, Kodak anunció su salida de la bancarrota al haber finalizado con éxito su reestructuración. Los acreedores recibieron acciones de la nueva compañía reorganizada, y la empresa comenzó a escalar tímidamente su precio de cotización. La compañía resurgió como una empresa tecnológica que ofrecía servicios de imagen para los negocios, incluyendo el empaquetado, la impresión funcional, las comunicaciones gráficas y los servicios profesionales. Al mismo tiempo vendería gran parte de sus patentes como una forma de obtener grandes cantidades de liquidez.

Pero el mayor auge bursátil surgió cuando la compañía anunció la creación de Kodak Pharmaceuticals en 2020, una nueva división del negocio dedicada a la producción de principios activos clave para la producción de medicamentos en Estados Unidos. Donald Trump les concedió un préstamo de más de 650 millones de dólares para financiar esta nueva división farmacéutica, aprovechando que nos encontrábamos en mitad de una pandemia por Coronavirus.

El anunció disparó la cotización de Kodak desde los 2 dólares por acción hasta los 60 dólares, una revalorización de un 3.000%, una subida marcada por la especulación, pues no tardó demasiado en perder más del 50% de la subida en esa semana.

En 2021, las acciones continuaron cayendo hasta los 10 dólares por acción.

A día de hoy, en 2022, las acciones se encuentran en torno a los 5 dólares (en el momento en que estamos redactando el artículo), y si analizamos el PER de la compañía (PER de 170), así como las expectativas de crecimiento de esta empresa, personalmente no sería una empresa que tendría en cartera.

Ver también: ¿Quieres tener éxito? No olvides estas 10 cosas
A. Carlos González
Autor de Cenizas de Prosperidad, Apasionado de las ventas, las finanzas, estratega empresarial, entusiasta del desarrollo personal y algunas cosas más

3 comentarios

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.