educacion financiera

Por qué es mejor una hipoteca a 30 años aunque puedas pagarla en 15 años

¿Es mejor contratar una hipoteca a largo plazo o una hipoteca de corto plazo? Hipoteca de 30 años Vs hipoteca 15 años.

hipoteca

En el anterior artículo hemos visto cuál es la mejor manera de pagar una hipoteca más rápido, donde hemos visto las diferencias entre adelantar un pago grande anual vs pequeños pagos mensuales. En esta ocasión vamos a romper, en cierto modo, con una creencia dentro de las finanzas personales. Y es que las personas asumen, lógicamente, que cuando se trata de elegir entre una hipoteca de tipo fijo a 15 ó 30 años, la mejor opción, si te puedes permitir pagos más altos, sería hacerlo a 15 años, pues pagas la hipoteca en la mitad de tiempo y, además, ahorras una gran cantidad de dinero en intereses.

Y lo cierto es que este tipo de pensamiento tiene su inteligencia desde el punto de vista financiero, pero, posiblemente, la opción de contratar una hipoteca a 30 años sea la mejor opción para la mayoría de las personas, pues ofrecerá muchas más ventajas con respecto a su hermana de más corto plazo.

Aclaro que cada persona es diferente y cada situación es diferente, por lo que únicamente te queda analizar si ciertas ventajas «casan» con tu forma de pensar, pues desde aquí, únicamente nos centramos en la parte más lógica de la educación financiera. De hecho, posiblemente, como veremos a continuación, lo más inteligente sería adquirir una hipoteca a 30 años y hacerte la idea de que la vas a pagar en 15 años.

Por qué es mejor una hipoteca a largo plazo con respecto a una hipoteca de corto plazo

Pagos mensuales más bajos.

Sin duda esta es la mayor ventaja, pues una hipoteca a 30 años tendrá unas mensualidades más bajas, por lo que te quedaría un dinero libre que lo puedes aprovechar para lo que creas conveniente. Ahora bien, una persona que en estos momentos no tenga problemas para pagar una hipoteca de 1.000€ al mes a 15 años, y prefiera esta opción en lugar de pagar una hipoteca de 500€ al mes a 30 años, debe analizar muy bien su situación.

Ver también:  Éstos son los pilares básicos para ser rico.

La mayoría de embargos de viviendas se produjeron por personas que el día que contrataron su hipoteca, pesaron que podrían hacer frente a sus pagos, pero con el paso de los años, su situación cambió y se encontraron con que ya no podían hacer frente a los pagos de su hipoteca. Es por eso que aún pudiéndote permitir hoy pagar el doble por tu hipoteca, piensa si tu situación financiera está preparada incluso para imprevistos poco probables. Evidentemente, si tienes 10 millones de euros ahorrados, este artículo no es para ti, pues sin duda, en tu caso te compensa pagar una hipoteca en el menor plazo de tiempo posible.

Mayor flexibilidad.

Cuando nuestras finanzas están saneadas, siempre tendrás la oportunidad de adelantar pagos para disminuir el principal de la hipoteca. Es decir,  si estás pagando 500€ de hipoteca, siempre tendrás la oportunidad de pagar el doble durante algunos meses o de adelantar 5.000€ en cualquier momento.

Ahora bien, si tienes una hipoteca a 15 años y pagas mensualidades de 1.000€, hacerlo al contrario es bastante complicado, por lo que si te surge un revés financiero, donde no puedes hacer frente a las altas mensualidades de tu hipoteca, no podrás decirle al banco que sólo vas a pagarle 500€ durante el próximo año. Te quedaría solicitar una refinanciación de tu hipoteca, y no siempre te la concederán, sobre todo si la solicitas porque tu situación financiera ha empeorado.

En resumen, con una hipoteca a 30 años, siempre tendrás la oportunidad -aunque no la obligación- de pagarla en 15 años sin penalización, ahorrando gran parte de los intereses. A la inversa (pagar una hipoteca de 15 años en 30 años) no puedes hacerlo.

Ver también:  El mito de los ingresos pasivos.

En cualquier caso, tener una hipoteca de más largo plazo y con pagos cómodos y bajos, reduce de forma considerable tu vulnerabilidad financiera.

Mayor capacidad de ahorro.

En Educación financiera siempre decimos que tardes el máximo tiempo posible en hipotecarte, pues una hipoteca, en cierto modo, limita tu capacidad de ahorro e inversión. Una mensualidad alta lo limita aún más. Precisamente, los intereses de una hipoteca no son tan altos como otro tipo de préstamos, por lo que cuando decimos que a la hora de invertir, debes hacerlo estando libre de deudas, lo cierto es que siempre tendemos a dejar fuera la hipoteca, pues no es difícil superar con la inversión en renta variable los intereses que debemos pagar por nuestra hipoteca.

Así que nuevamente, pagos más bajos, nos deja más dinero que podemos ahorrar e invertir, sin olvidar la posibilidad de adelantar los pagos en el momento que consideremos oportuno.

Mayores deducciones fiscales.

Lo cierto es que bajo ningún concepto este debe ser el motivo por el que adquirimos una hipoteca a 30 años en lugar de a 15 años, pues sería como aceptar pagar más intereses a cambio de deducir impuestos, es decir, gastar 1 euro para ahorrar un céntimo.

No obstante, si unimos estas deducciones fiscales a todos los puntos anteriores, lo cierto es que esas deducciones (para quien puede aprovecharlas) con respecto al pago de los intereses no es algo tan alocado. De hecho, medianamente se equilibran, aunque en términos absolutos, está claro que vas a pagar más intereses de lo que te vas a deducir, pero quizás no sea tanta la diferencia como imaginas. Aunque insisto, hay que contar con los puntos anteriores, además del siguiente punto.

Ver también:  5 Formas de mejorar tus finanzas personales. Educación financiera.

Cobertura contra la inflación.

Si tienes una hipoteca a tipo fijo, podemos contar con que la inflación erosiona el valor del euro y del dólar con el tiempo, lo cual significa que los pagos realizados durante los últimos 10 ó 15 años, en realidad son más bajos que en el momento que adquiriste la hipoteca. El argumento en contra a este punto podría ser que durante los primeros años de la hipoteca es cuando más intereses pagamos y donde hay una menor amortización del capital principal. No obstante, volvemos al hecho de que hay que sumarle las ventajas que mencionamos en los anteriores puntos.

No obstante, cuando la inflación se descontrola, lo cierto es que los euros que pedimos prestados, en el largo plazo los devolvemos con euros cuyo valor es menor en comparación con los euros prestados originalmente.

Y sí, cuanto más rápido sube la inflación, menos sentido tiene  pagar la hipoteca antes de tiempo, pudiendo elegir la tranquilidad y comodidad de hacerlo con pagos menores y a su ritmo, pudiendo hacer amortizaciones de capital en el momento que consideren oportuno.

Ver: Cuál es la mejor forma de pagar más rápido la hipoteca.
A. Carlos González
Autor de "Cenizas de Prosperidad", Apasionado de las ventas, las finanzas, estratega empresarial, entusiasta del desarrollo personal y algunas cosas más

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.