educacion financieraPsicología

¿Por qué las personas derrochadoras son malas en la cama? – Este es el perfil del derrochador que trata de impresionar a los demás.

¿Por qué las personas que tratan de impresionar a las demás suelen ser peores amantes que el resto de personas? Analizamos el perfil promedio del derrochador.

mujer nsatsfecha en la cama y hombre preocupado

Existen viejos dichos populares que probablemente no se sustenten en ninguna teoría respaldada por la ciencia. Dichos de los antiguos que, por algún motivo son ciertos. «Cuando el grajo vuela bajo, hace un frío del carajo» podría ser uno de ellos. De hecho, solo tienes que mirar la temperatura cuando veas a un grajo volar a una baja altura (evidentemente este dicho tiene trampa). Y que «no es oro todo lo que reluce», en realidad es bastante obvio.

Ahora bien, que «el tamaño de tus gastos para presumir podría ser una forma de suplir tu carencia de tamaño en otro sentido», no llega a ser un dicho popular, pero es algo que se suele decir muy a menudo. Y si bien podría no ser una observación muy cierta en el tamaño en cuestión, sí que podría ser cierta en la calidad de uso. «¿Pero qué me estás contando?» Vamos a explicarlo más detenidamente.

¿Por qué las personas derrochadoras son peores en la cama?

Es obvio que la mayoría de los grandes derrochadores y los compradores compulsivos de lujos (que en realidad no se pueden permitir), suelen ser bastante presumidos. Su objetivo no es otro que llamar la atención con las apariencias.

Con las redes sociales este fenómeno ha tenido más visibilidad, pues ha nacido un nuevo trabajo que no está bien pagado (de hecho suele costar el dinero) pero provoca una falsa autoestima, que no es lo mismo que decir «baja autoestima».

Baja autoestima es carecer de autoestima. Falsa autoestima es aparentar alta autoestima aún careciendo de autoestima. Parece lo mismo, pero no lo es. El que tiene baja autoestima es consciente de su inseguridad, y la acepta (aunque recomendamos que trabaje en su baja autoestima). El que tiene falsa autoestima es una persona incluso más insegura que el primero, pero intenta engañar a los demás. De hecho, llega a ser hasta vacilante y hace valer su arrogancia forzada.

El trabajo de esta persona es a tiempo completo. Trabaja las 24 horas del día, los 7 días de la semana en perfeccionar su estrategia para lograr su objetivo: Impresionar a los demás. A veces lo consiguen con un grupo reducido de personas, pero por regla general, no logran este objetivo.

Es fácil reconocerlo a simple vista. Suele ser una persona joven, aunque desde que aumentaron los divorcios y las relaciones duran menos, se ha incorporado a este selecto club también el hombre que pasa de los 40.

Notarás su presencia en una discoteca a 20 metros de distancia. Persona joven, en la mayoría de los casos cuerpo trabajado de gimnasio (sobre todo el tren superior) y vestido con ropa que no deje dudas de que está yendo al gimnasio.

Pelo recién cortado esa misma mañana (de hecho visitan al peluquero 5 veces al mes).

Hasta aquí podría ser el típico joven que únicamente se cuida y quiere verse bien para que la noche de «cacería» le vaya bien.

Pero para darse el personaje completo que queremos identificar, le haremos más visible en sus gastos de consumo. La botella de Moët & Chandon en mano es un rasgo distintivo de este tipo de persona, acompañado de algunos complementos en su vestimenta que nos indicarían las señales de que estamos frente a una persona con mucho dinero (Cinturón Gucci, camisa Versace, colgante Bvulgari, reloj voluminoso..).

¿Qué delata a este falso adinerado derrochador?

En muchos casos es un simple estudiante que está tirando del crédito de papá. En otros muchos casos es una persona con un trabajo de 15.000€ anuales y que no ahorra nada. Todo lo invierte en su presencia y su objetivo de tratar de impresionar.

En los casos más graves, este extraño personaje además de tener un trabajo muy normalito y mal pagado, también tira de su crédito personal. Y suelen mentir. De hecho suelen mentir mucho para tratar de impresionar.

Si simplemente apagas la parte del cerebro que se deja impresionar y abres bien los oídos, descubrirás el truco solo con escucharle hablar 10 minutos. En realidad no se distinguen por tener una conversación demasiado intelectual.

Y aquí está la parte divertida del derrochador.

mujer en la barra de un bar

Con la explicación que hemos dado, te habrá venido a la cabeza el típico fanfarrón de discoteca al que nadie quiere acercarse ni tocarle con un palo. Pero aquí estamos equivocados.

Hay un pequeño segmento de la población que gravita alrededor de este sol. Suelen ser mujeres jóvenes que son atraídas por este brillo especial y el glamour que desprende. De hecho, luchan entre sí para ganarse la atención de lo que ellas ven como una estrella del rock (El perfil de estas chicas que se acercan a este tipo de raro espécimen humano habría que analizarlo profundamente, y hoy no lo vamos a hacer).

Es por eso, que para ellos, todo marcha divinamente, porque este perfil de derrochador no es consciente de que existe algo llamado «largo plazo». Gracias al crédito fácil o el crédito de papá estos grandes derrochadores podrán mantener su aparente estilo de vida durante algún tiempo.

Ver: Los mejores consejos de finanzas para cualquier persona

Algunos de ellos tienen la constante preocupación de que han mentido tanto a la gente que les rodea, que ya no les queda otra que seguir con esta estrategia y con ese alto nivel de gastos que no podrán mantener durante mucho tiempo.

El final para ellos casi siempre es el mismo. Cuando se quedan pillados por una «chica planetaria gravitatoria», se ve forzado a aumentar sus gastos para seguir aparentando, y la chica acaba, o bien aburriéndose al no ser un tipo demasiado elocuente, o dándose cuenta de que todo es una filfa cuando ya no queda más crédito del que tirar.

De hecho, la mayoría de estas mujeres que encuentras gravitando alrededor de estos especímenes, con el paso de los años, acaban gravitando sobre un verdadero tipo con dinero, a menudo, con bastantes años mayor que ella.

Pero… ¿Qué les lleva a este comportamiento financieramente imprudente? ¿Qué les mueve?

¿Acaso lo dudas? El sexo. Dejémoslo en la idea de atraer féminas.

Y aquí está el siguiente problema. Este tipo de persona derrochadora que hemos descrito tiene las suficientes inseguridades como para tener que inventarse una vida y poner en riesgo su salud financiera con el fin de atraer a una persona del sexo opuesto. Es decir, cree no ser capaz de lograr conquistar a una mujer por sus propios méritos y habilidades de seducción.

Y el caso es que está en lo cierto. Nuestro cerebro únicamente entiende de inseguridades. No sabe de dónde vienen ni por qué, pero a todas las inseguridades y baja autoestima las trata por igual.

La baja autoestima e inseguridad provocan un descenso de la testosterona, aunque si esta persona está yendo a un gimnasio, esto le ayudaría a aumentar los niveles de testosterona, contrarrestando así el efecto de sus inseguridades.

Básicamente, podemos decir que en muchos casos es cierto de que podría existir un tamaño del «aparato varonil» más pequeño, que ya en el pasado les ha provocado complejos y que ahora intentan suplir. Pero en realidad, el problema más común no es el tamaño del aparato varonil, sino el funcionamiento del aparato varonil, y en muchos casos la creatividad en la cama. La inseguridad hace que las personas sean menos creativas.

Es por eso que es muy común el hecho de que estos derrochadores sean también buenos clientes de las «pastillitas azules» o similares. Hoy día es fácil solucionar el problema de uso del aparato.

Una muestra representativa bastante alta de este tipo de mujeres que en sus días gravitaron alrededor de estos «soles» coinciden en su gran mayoría en que estos perfiles varoniles eran aburridos, tediosos, egocentristas y horriblemente pésimos en la cama.

Y es que la pastilla azul parece que ayuda al uso, pero aún no existe una pastilla roja que ayude con la creatividad amatoria.

Vídeo:  No me impresiona tu Ferrari – ¿Comprar coche nuevo o coche de segunda mano?

Ver también: Falsos Ricos: Cómo distinguirlos.
A. Carlos González
Apasionado de las ventas, las finanzas, estratega empresarial, entusiasta del desarrollo personal y algunas cosas más

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.