educacion financiera

Se ha jubilado con 35 años y comparte sus 10 reglas de dinero para retirarse joven y rico sin emprender ningún negocio.

¿Cómo jubilarte joven y rico? Estas son10 reglas de dinero de un hombre que se ha jubilado con 35 años sin emprender un negocio, sin tener diferentes vías de ingreso y sin heredar dinero.

steve adcock retirarte joven y rico

En 2016, Steve Adcock decía adiós a su trabajo para jubilarse a la edad de 35 años junto con su esposa. No nació rico. No creó ninguna empresa, ni tampoco se dedicó a su pasión. Tampoco tenía varias fuentes de ingresos, lo cual es un consejo que siempre damos en educación financiera. Pero tuvo un plan y un objetivo en mente, logrando ahorrar más de 850.000 dólares durante sus 14 años de trabajo por cuenta ajena, y que gracias al mercado de valores, logró convertirlo en algo más de 1 millón de dólares.

Cuando en una entrevista en la CNBC le preguntaron cómo lo había logrado, Steve compartió 10 cosas tan simples que cualquiera puede llevarlas a cabo.

10 Consejos de dinero para jubilarte joven y rico.

 

1. Ignora el consejo de «Sigue tu pasión».

Steve reconoce que tanto su pasión como la de su mujer tiene que ver con el lado más creativo. En su caso, su pasión es la fotografía, pero la fotografía no podía pagar sus cuentas. En cambio, sus fortalezas sí.

El hobby de Steve es la fotografía, pero su fortaleza es la informática.

«En 2004, mi salario inicial como ingeniero de software era de 55.000 dólares. Para 2016 ya estaba ganando 100.000 dólares. No podría haber ganado tanto dinero de haber seguido mi pasión, pues cuesta mucho convertir la fotografía en negocio

Tienes la opción de poder disfrutar de tu pasión mientras tienes una profesión bien pagada. Construye una carrera profesional en torno a lo que eres bueno y paga bien.

2. Aprende de los millonarios.

En palabras del propio Steve:

«A lo largo de mi carrera trabajé con muchas personas ricas. En lugar de sentir celos o envidia por ellos, lo que hice fue tomar nota y aprender.»

Steve habla de Brian, un millonario con el que trabajó, el cual conducía un coche modesto y tenía un reloj Casio de los baratos, así como ropa muy modesta. Brian le confesaría a Steve que su riqueza fue debida a que controlaba sus gastos e invertía el dinero. No había más secreto que ese tras la riqueza de Brian.

Ver también:  4 trampas psicológicas en las que podemos caer cuando se trata de dinero

3. Elimina a los perdedores de tu vida.

Si solo sales con personas a las que les gusta beber, la fiesta y gastar dinero, lo más probable es que acabes siguiendo esos mismos hábitos y tu dinero se acabe drenando.

El entorno lo es prácticamente todo. En el libro «Cenizas de prosperidad – Más allá del desarrollo personal«,  dedicamos un capítulo completo a explicar cómo funciona realmente el entorno, y cómo es capaz de segar nuestra prosperidad a unos niveles inimaginables.

Para mejorar tu vida, en primer lugar, debes mejorar a tus amigos. Pasa más tiempo con gente que tiene otras aspiraciones, con personas más competentes que tú mismo. Los hábitos de estas personas acabarán siendo contagiados en tu persona, al igual que unos malos hábitos del entorno siempre, absolutamente siempre (no importa lo fuerte que seas mentalmente) te acabarán contagiando de igual modo.

«Comencé a tomar mejores decisiones de dinero y reduje el consumo de alcohol. En el trabajo hice horas extra con regularidad para poder pedir aumentos de sueldo y promociones, tal como lo hicieron los trabajadores más competentes de aquella empresa. Y funcionó.»

4. Automatiza todo para controlar tus finanzas.

Cada primero de mes, automáticamente pasaba un porcentaje de dinero a una cuenta de ahorro de alto rendimiento, como si se tratara del pago de un préstamo. Asimismo, destinaba otro porcentaje de dinero a una cuenta de corretaje en renta variable. A esto es lo que se llama «pagarse a uno mismo primero», el concepto más viejo de las finanzas personales, pues ya aparecía en «El hombre más rico de Babilonia«.

De esta forma, no ahorras después de gastar, sino que primero ahorras un 20 ó 30 por ciento de tu dinero, y después gastas después de ahorrar. Mientras no seas de aplicar este punto tan básico, tus finanzas siempre estarán pendiendo de un hilo.

Ver también:  Millonarios con la lotería... y la ruina vino detrás.

5. Cambia de empresa si es necesario.

Steve dice que cambió de empresa 5 veces en 14 años. Y es que aceptar un nuevo trabajo suele ser la mejor manera de obtener un aumento de sueldo, porque puedes negociar un salario más alto teniendo poco que perder en la negociación, ya que tienes trabajo.

«Obtuve un aumento del 15 al 20 por ciento cada vez que cambié de empresa. Y esto es superior al típico 3% de aumento de sueldo debido al incremento del costo de vida que muchas empresas ofrecen a su personal. No obstante, ten cuidado cuando se trata de cambiar de compañía muy a menudo, e intenta permanecer en una empresa al menos 1 año, pues algunas empresas no ven con buenos ojos a aquellos trabajadores que cambian de trabajo con demasiada frecuencia.»

6. Ignora a los haters.

steve adcock jubilado joven y rico

Una parte desafortunada de hacer algo significativo en la vida es que recibirás odio por parte de algunas personas. A veces, mucho odio. La gente te criticará por gastar tu dinero de forma muy diferente, o por no gastarlo. Incluso puedes perder amigos por rechazar esos fines de semana de borrachera. Pero esto son cosas que, por desgracia, deberás aceptar y seguir con tu propósito.

7. Ignora los hábitos financieros de tus vecinos.

El hecho de que tus vecinos se hayan comprado un coche nuevo, un barco o un apartamento en la playa, no significa que tú debes hacerlo también. La mejor manera de ignorar los hábitos de consumo de tus vecinos es mantenerte enfocado en tus propias metas.

Como digas de compararte con tus vecinos y amigos, y quieras imitarles en esta especie de competición pàra ver quién aparenta que la vida le va mejor, acabarás perdiendo tu objetivo de vista y, posiblemente acabes igual que tus vecinos: endeudado.

Jamás permitas que los hábitos de consumo de tu entorno definan tus propios hábitos de gasto.

8. Prioriza la comunicación abierta con tu pareja.

Con bastante frecuencia, las parejas tienen ideas diferentes sobre los hábitos de gasto, metas y sueños. Es por eso que incluso antes de casarte, debes hablar de dinero con tu pareja. Y es que estas diferencias pueden hibernar mientras está encendida la «chispa del amor», pero tarde o temprano, las diferencias saltan y acaban en discusiones. Al final, los problemas de relación impiden que logres alcanzar tus metas financieras. y no hay que olvidar que un divorcio es el mayor destructor de riqueza que existe.

Ver también:  Esta pregunta mide la salud de tus finanzas personales. Educación financiera.

«Mantener una conversación abierta sobre nuestras metas futuras todos los días, fue lo que nos mantuvo a mi esposa y a mí en la misma línea. Ambos trabajamos juntos y al unísono para hacer nuestro sueño realidad».

9. Prioriza la salud.

«La vida es algo más que dinero», dice Steve. Por encima de todo, la salud debe ser la máxima prioridad, pues una bue salud te hace más feliz y productivo. De paso, tener una buena salud hace que puedas disfrutar del dinero y de los momentos que puedes crear con dinero.

10. El secreto para jubilarme joven y rico: Dejé de ir al bar.

Steve ha sacado cuentas de lo que gastaba en el bar antes de proponerse la meta de jubilarse joven. Asegura que muy a menudo, sus compañeros de empresa solían acabar después del trabajo en el bar, donde había días que gastaban entre 70 y 100 dólares únicamente por tener el privilegio de beber.

Desde que comenzó a saltarse esas quedadas con sus compañeros y las borracheras de fin de semana, ese dinero que ahorraba, en cierto modo, es lo que le ha ayudado en estos 14 años a contribuir a su plan de ahorro e inversión y llevar su dinero a pasar la línea del millón de dólares.

Y como podemos apreciar, se puede ganar 1 millón de dólares de muchas formas tanto si emprendes tu propio negocio como si trabajas por cuenta ajena, pues la creación de riqueza, realmente no es una cuestión de conocimientos financieros, sino de psicología y mentalidad.

Y como es evidente, nos hemos saltado los consejos de no usar las tarjetas de crédito para pagar a plazos, no endeudarse, etc… pues creo que a estas alturas no es necesario repetir estos consejos que ya damos por hecho en finanzas personales.

Ver: Cómo hacerse rico: Los consejos de Felix Dennis que no te dejarán indiferente.
A. Carlos González
Autor de Cenizas de Prosperidad, Apasionado de las ventas, las finanzas, estratega empresarial, entusiasta del desarrollo personal y algunas cosas más

2 comentarios

  • Si yo tuviera un sueldo anual de 100.000 también haría muchos años que estaría jubilado 🙂
    En nuestro país con un sueldo entre 20 y 25 mil es bastante más complicado.

    Desconozco la proporción «sueldo/nivel de vida» entre ambos países, pero seguro que aquí es más desfavorable.

    • Bueno, todo lo que sé de EE.UU. es que esos 100.000 dólares se acaban quedando en 50.000 dólares después de los impuestos y que es muy común que personas con salarios de 100.000 dólares anuales estén altamente endeudados. Mi ex compañera cobra unos 150.000 dólares en EE.UU. y entre vivienda, gastos, etc… según dice no se ve millonaria en los próximos 10 años. Pero de cualquier modo, en España es bastante más complicado. Un abrazo, amigo.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.