inversionesinvertir en bolsa

2/2 No ignores el papel de la suerte y la aleatoriedad en la inversión en bolsa – Mercados financieros.

Inteligencia, dinero y sucesos aleatorios no son siempre buena mezcla para un inversor, salvo que este inversor sea consciente del papel que la suerte tiene en los mercados financieros. Ignora el azar, y el propio azar te hará recordar que no debes ignorarlo.

inversor

Este artículo es la segunda parte de la historia de dos operadores de bolsa muy diferentes entre sí, donde uno es consciente del poder de los sucesos aleatorios, y el otro cree que es una superestrella de la inversión dentro de Wall Street.

Así que si no has visto la primera parte, léela antes de continuar para no quedarte fuera del contexto de la historia.

Ver la 1ª Parte del artículo desde aquí.

Esta historia está extraída y altamente modificada del libro de Nicholas Taleb «¿Existe la suerte?«, un libro altamente recomendable para todos aquellos que quieran conocer las trampas del azar.

John,  el inversor de éxito que ignora el poder de la aleatoriedad y la suerte.

 

Frente a la modesta casa de Nero vivía John, un operador bursátil de éxito, una superestrella de Wall Street. Cualquiera podía ver a simple vista que a John le iban las cosas mucho mejor que a Nero, o al menos se encargaba de demostrarlo.

Mientras que Nero vivía en una casa muy modesta, John vivía en una casa gigante con todo tipo de lujos.

Nero tenía un Volkswagen Cabriolet de más de 10 años, mientras que John tenía aparcados en la puerta dos coches de gama alta, uno de ellos un Ferrari de colección, y hablaban de viajes exóticos a lugares exclusivos donde iba frecuentemente de vacaciones con su mujer.

John representaba todo lo que Nero no era, y que tampoco quería ser. Al menos no hasta ese momento.

Nero había cumplido todos sus sueños. Un gran patrimonio, una casa más que acorde a sus necesidades, una familia, y un trabajo bien pagado que le daba mucho tiempo libre para disfrutar, pero con la llegada de John al vecindario, Nero comenzó a plantearse si no se había perdido alguna oportunidad en Wall Street por su forma de ser y por su forma de invertir.

Y es que para cualquiera que mire ajeno a la situación, John sería considerado una persona de más éxito que Nero, e incluso un mejor operador de bolsa.

Y es difícil no caer en la presión social que dice que si tu vecino tiene más, es porque es mejor y más listo que tú, sobre todo cuando ambos vecinos se dedican al mismo sector.

Un paleto que gana mucho dinero

Pero tras varios encuentros entre vecinos, Nero finalmente definiría a su rico y exitoso vecino como «un paleto con altos ingresos».

Y claro, como decía Gordon Gekko, un paleto o un tonto y su dinero, no están mucho tiempo juntos.

Por todo lo nombrado en los anteriores puntos, Nero era mucho más inteligente que John, y tenía una capacidad de análisis y conocimientos sobre los mercados bursátiles y la aleatoriedad muy superiores a los de John.

Esto lo sabía Nero, y sabía que era cuestión de tiempo que una persona como John acabara «reventando» como operador bursátil. Así que era cuestión de tiempo que Nero perdiera de vista a John como vecino.

El análisis de Nero era muy sencillo. Tras tener varias conversaciones con su vecino John, y ver que realmente solo era un paleto con algunos conocimientos financieros y una personalidad derrochadora, sabía que si estaba ganando esas cantidades ingentes de dinero que le permitían vivir como un multimillonario, solo era porque estaba asumiendo unos riesgos ocultos demasiado altos. Unos riesgos que John no podía ver en esos momentos porque llevaba poco tiempo operando en los mercados financieros.

En palabras simples, John no había visto lo que Nero ya había visto en su trayectoria. Digamos que Nero ya había visto «reventar» a muchos «johnes».

Las probabilidades y aleatoriedad en los mercados financieros.

Cuando un operador de bolsa está en pleno «momentum» de rentabilidad, es muy difícil que se detenga a analizar la historia de otros operadores bursátiles. Y desde luego, no le hables de suerte a alguien que en esos momentos cree ser un genio.

¿Cómo puede un paleto ganar tanto dinero?

Los operadores bursátiles, deben tener conocimientos sobre las «posibilidades probabilísticas», el cálculo de la probabilidad de que se produzcan sucesos raros o aleatorios. «¿Qué sabe un paleto de eso?», es la pregunta que se hace Nero.

La mayoría de los operadores bursátiles usan herramientas cuantitativas que les dan probabilidades, y Nero no está de acuerdo con los resultados que arrojan estos métodos tan usados.

Lo define de esta forma.

«El mercado de la alta rentabilidad es como echarse una siesta en las vías del tren. Una tarde cualquiera, un tren inesperado te pasa por encima. Ganas mucho dinero durante meses o años, y ese tren te hace perder un múltiplo de tu rendimiento acumulado en solo unas pocas horas.

Un día estás operando en bolsa, y al día siguiente te echan del parqué acompañado por guardias de seguridad para que no montes un escándalo. Y ya nadie te vuelve a ver en los mercados».

Y esto Nero lo ha visto en más de una ocasión, y ve en John esta alta probabilidad de que ocurra.

Las principales diferencias entre Nero y John.

La gigante casa de John es un préstamo, mientras que la modesta casa de Nero con sus más de 4.000 libros es completamente suya.

Si John reventara, debería buscar un trabajo donde posiblemente no se pueda permitir seguir pagando la hipoteca de la casa y esos viajes a lugares exóticos.

En el caso de Nero, podría reventar y no perder su casa, pero la principal diferencia es que Nero no puede reventar, porque tiene un diseño en su inversión preparado para cualquier acontecimiento que ocurra en el mercado. Digamos que ya ha contado con el factor aleatorio de cualquier tipo de suceso y está descontado de su plan.

Por muy joven y exitoso que seas, jamás ignores el consejo de alguien que te gana en años y experiencia.

John pensaba que Nero era un perdedor. De hecho, se refería a él como «operador de pacotilla», y decía que este tipo de operadores se estaban muriendo. «Se creen más listos que nadie, pero están ya pasados».

Que por cierto, en estos momentos podemos ver algo similar.  Escuchas a los jóvenes que están comenzando en la inversión y cuando hablan de inversores como Warren Buffett te dicen que estos viejos ya están obsoletos. Tenemos a niños de 20 a 25 años que llevan medio asalto en la inversión, invirtiendo en productos altamente especulativos, y ya están intelectualmente por delante de los más de 70 años de experiencia de Warren Buffett en la inversión. Esta juventud promete.

Ver también: Los errores más comunes y graves a la hora de invertir en bolsa

 

Y finalmente John fue despedido.

Una mañana de Septiembre de 1998, Nero salió a su jardín y vio a John sin el traje puesto. Su arrogancia se había esfumado. Incluso parecía una persona humilde. Nero, solo con verlo ya sabía qué había ocurrido. Aunque había sido algo peor.

John no solo había sido despedido, sino que había perdido todo lo que tenía.

En ese momento, Nero no se alegró por el desenlace de su vecino, pero sí se alegró de haberse mantenido fiel a su estrategia de inversión durante tantos años y de no haber sucumbido a los alardes de riqueza para intentar demostrarle a la gente que era más inteligente que su vecino.

Benjamin Graham definió bastante bien esta situación: «Solo cuando baja la marea, te das cuenta de quién estaba nadando desnudo».

Aquí bajó la marea, y quedó evidenciado que Nero, a pesar de ganar menos dinero, era un operador de bolsa y un inversor mucho más inteligente que su vecino, que, a fin de cuentas, solo fue un fanfarrón que desconocía el hecho de que los sucesos  aleatorios puede quitarte lo que tienes si tu estrategia no incluye los porcentajes de suerte a tus habilidades.

«Un idiota con suerte no tiene la más mínima sospecha de que puede ser un idiota con suerte. De lo contrario, no sería tan idiota. Jamás admitirán que la suerte ha podido formar parte de sus logros».

Opinión personal sobre la inversión en bolsa, rentabilidad, azar y fantasmas.

Los que me conocen ya saben que siempre he tratado el tema de las finanzas personales y la inversión en bolsa desde el sentido común, basándome en bastantes años de experiencia propia y experiencias ajenas de inversores de todo tipo y tamaños.

Desde que comencé con mi presencia en Internet, tanto con este portal como con el canal de Youtube, siempre me he mantenido «en cruzada» con los métodos de inversión que prometen hacerte rico de forma rápida. He sido un crítico con respecto al trading en más de una ocasión, porque con datos en la mano podemos decir hoy día que no vas a vivir del trading viajando por el mundo, salvo que vendas cursos de trading o vendas formación de trading.

En cambio, si dejas de escuchar las idioteces de los vendehumos del trading con sus métodos milagrosos  de riqueza instantánea, antes podrás comenzar a usar la inversión en los mercados financieros de la forma correcta, de la forma que aconsejan los que de verdad saben sobre este negocio, aunque algunos digan que ya están desfasados.

Lo más rentable en la inversión fue y seguirá siendo el largo plazo.

No quiero repetir lo que ya dije en el vídeo en el que hablo sobre las mentiras del trading y de algunos traders.

Decir que no debemos complicar la inversión en bolsa, pues en realidad es más sencillo de lo que te quieren vender. Puede que te parezca poco ganar un 10 ó un 12 por ciento de rentabilidad al año, y más cuando existen personas que te dicen que puedes ganar un 50% anual, y hasta un 1.000% al año.

Pero lo curioso, y esto es algo que he podido comprobar con el paso de los años, es que los fantasmas que prometen que puedes ganar estas rentabilidades astronómicas, en un plazo de 10 años, resulta que no han logrado una rentabilidad media anual ni siquiera de ese 12% que tanto menosprecian.

Solo se debe entender que elegir un buen momento de entrada en los mercados y con un buen margen de seguridad en la inversión es un buen comienzo. Diversificar tu inversión en unas cuantas empresas sólidas y a ser posible que paguen buenos dividendos, es una buena continuación. De hecho puedes elegir una estrategia de inversión en dividendos.

Y si no quieres complicarte, puedes comprar un índice  al completo a través de fondos indexados o ETFs y aplicar la estrategia DCA. De todo esto ya hablamos cuando hablamos de la estrategia de inversión que debería seguir una persona cuando es joven y no tiene mucho dinero.

Y siempre recuerda que la bolsa no es un juego. Y tampoco está para hacerte rico tratándola como un casino, porque de esta forma vas a perder. La bolsa está para multiplicar tu riqueza. Está para que vayas introduciendo parte del dinero que ganas con tu actividad principal.

Olvida esto y es muy probable que acabes teniendo problemas serios para tus finanzas.

Ver también: 14 cosas de la inversión que debes saber antes de comenzar a invertir en bolsa
A. Carlos González
Apasionado de las ventas, las finanzas, estratega empresarial, entusiasta del desarrollo personal y algunas cosas más

1 comentario

  • Muy buena la historia y las conclusiones. Es tan fácil dejarse seducir por los cantos de sirena. En mi caso, no es que me quiera hacer rico en dos pelotazos… Es por aburrimiento; la inversión seria es aburrida y la especulación es divertida. Así que lo que hago es invertir la mayoría de mi capital a LP y especular y hacer alguna criptolocura con una parte pequeña. No creo que haya por que renunciar a nada, salvo a arruinarse

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.